InicioEspectáculosDefiniciones en privado: desconcierto entre quienes viven y sufren por el dólar...

Definiciones en privado: desconcierto entre quienes viven y sufren por el dólar en la Argentina

Mañana de desconcierto y revelaciones entre las personas que manejan las finanzas en la Argentina. Luis Caputo y Santiago Bausili los habían convocado para explicarles las últimas medidas del Gobierno para defender el valor del peso. Pasó todo lo contrario: justo cuando avanzaba la reunión en el Banco Central, comenzaba a subir el dólar, caían los bonos, se desplomaban las acciones argentinas y trepaba el riesgo país.

Caputo estuvo enojado. Cree que el mercado lo malinterpretó. Hay algo que sostiene su pensamiento. Los banqueros están en parte de acuerdo con él. De hecho, algunos de ellos hicieron reportes favorables con respecto a los anuncios económicos que luego distribuyeron en el sector.

Circuló una pregunta incómoda a principios de la última semana: ¿por qué algo que era bueno terminó siendo malo? La respuesta pone en evidencia los límites del angosto sendero por el que transitan las posibilidades de Javier Milei para conducir la disciplina que más le importa, la economía, en los frentes cambiario y financiero.

Conferencia de prensa del ministro de Economía, Luis Caputo, junto al presidente del Banco Central, Santiago Bausili. Los anuncios del viernes 28 de junio no cayeron bien en el mercado.Rodrigo Nespolo

Sin querer, el equipo económico confirmó que la salida del cepo cambiario está más lejos de lo que imaginaba el denominado mercado. La presión que eso desató sobre las finanzas argentinas no conmovió, sin embargo, al ministro en los días posteriores. La decisión es sostener el rumbo.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) se enteró antes de las últimas medidas y les dio el visto bueno. El Gobierno, en cambio, no había hablado con las calificadoras de riesgo para ponerlas al tanto sobre lo qué iba a hacer. Eso, quizás, haya influenciado en la percepción de quienes le ponen nota a la Argentina. Hicieron una lectura negativa del momento. El Gobierno, por encima de todo, le echa la culpa a la política por la suba del dólar de los últimos días.

Caputo volvió a responder acerca del fin del cepo cambiario en distintas consultas que le hicieron en los últimos días. Ocurrió, otra vez, el lunes pasado, frente a las preguntas de los banqueros, un entorno en el que se siente cómodo.

De esas conversaciones, surgió una revelación. La restricción a la compra de dólares no morirá de golpe, sino que se irá extinguiendo de a poco hasta que su existencia sea una noticia vieja. Una parte de ese camino ya comenzó a transcurrir. El problema es que no se sabe cuándo se llegará al final.

Caputo pareció corregir sus propias palabras en el frenesí de esos diálogos. Frente a banqueros, puso a modo de ejemplo que el cepo podría mantenerse durante los próximos tres meses, pero de inmediato se corrigió para aclarar que lo que quería decir, en realidad, es que no hay fechas preestablecidas. Todo dependerá de la marcha de las cosas, pero el equipo económico parece haberse atornillado al suelo para evitar cualquier seducción proveniente de circunstancias extraordinarias.

Federico Sturzenegger, Javier Milei y Luis Caputo. Los tres economistas más fuertes del Gobierno.

En conversaciones privadas, asesores cercanos a Milei aseguraron que ni siquiera se está pensando en una eliminación total en caso de que llegue dinero adicional del FMI. Otra vez, se verá en el momento. Ningún cuidado parece suficiente en medio de la fragilidad.

El pasado cercano pone en evidencia la debilidad de la Argentina para enfrentar una ventisca en contra. El Gobierno se lanzó a una carrera desenfrenada para bajar la tasa de interés. La última posta fue el 14 de mayo. Desde ese momento, el dólar blue subió más del 36%. Es decir, casi toda la devaluación del año ocurrió en el mes y medio posterior a esa medida.

Los argentinos que podían ahorrar e invertir se empezaron a hacer preguntas en los últimos dos meses. En mayo pasado, los medios de comunicación informaban que el peso era la moneda que más se había revalorizado contra el dólar -en la versión paralela-. Ese contexto de tranquilidad cambiaria hacía más interesante usar herramientas financieras en moneda local antes que ir al dólar estancado.

Todo cambió en junio. Un plazo fijo, solo para poner un ejemplo, empezó a pagar un 2,5% mensual. No sólo está muy lejos de la inflación, sino también del salto de tipo de cambio paralelo, que trepó más de 11% en el mes.

El origen de la turbulencia cambiaria tiene, entonces, una fecha y un principio bastante específicos que luego fueron acelerados por la desilusión. Es una pista inequívoca para implementar las herramientas que las provocaron, si el Gobierno lo decide. Es por eso que hay cada vez más expectativa de una posible suba de tasas de interés.

El plan de Caputo, sin embargo, pasa por otro lado. Tiene tres grandes números en la cabeza: la base monetaria, los pasivos remunerados del Banco Central y la recaudación fiscal. De acuerdo con el ministro de Economía, una combinación especial de todos ellos irá secando la plaza de pesos, clave para bajar la inflación y restringir el apetito por el dólar.

En el futuro soñado del gobierno libertario, los argentinos deberán en los próximos meses vender dólares para hacerse de pesos, porque van a faltar. Nada de eso pareció notarse en los días más álgidos de la última semana. Nada de eso, tampoco, cambió las ideas del tándem Caputo-Bausili.

Pese a las turbulencias, el espejo que adelanta parece ser con el Gobierno más amable que el presente. Viernes 28 de junio, tres días antes de la precipitación del dólar. Los mercados de futuros indicaban que el dólar a diciembre se negociaba a $1237. El lunes negro, llegó a tocar los $1254 y el martes alcanzó los $1270. El jueves, sin embargo, había caído a $1202, por debajo incluso de la cotización previa a los anuncios.

Si los números hablaran, dirían que el mercado terminó la semana creyéndole al ministro cuando dice que va a sostener una devaluación del 2% mensual, muy por debajo de la suba de precios. Si todo sigue como hasta ahora, el dólar costaría unos $1030 en diciembre. Quienes apuestan al dólar futuro aún ganarían plata pese a haber convalidado precios más bajos entre el jueves y el viernes pasados.

Federico Sturzenegger jura como ministro en la Casa Rosada. Su territorio tiene intersecciones con el de Caputo, de manera que ambos están obligados a trabajar juntos.

En medio de la tormenta, el equipo económico elige acelerar la velocidad antes que corregir el rumbo. Es una decisión ampliamente sostenida en Javier Milei, que revisó esta semana números que celebró.

Entre la primera y la segunda semana de junio, cayó el porcentaje de gente que opinó que la economía está mal. Y más personas dijeron que la situación está mejor. Aunque es algo que difícilmente corroboren los números de actividad, así lo muestra una encuesta de Opinaia que se difundió recientemente y vio el Presidente.

Celoso de la evolución de su imagen y de la percepción de la gente sobre su gestión, Milei suele consultar trabajos de este estilo para considerar la marcha del Gobierno. Se detuvo también en cifras que parecen confirmar sus presunciones, al menos por ahora. Una de cada dos personas cree que el esfuerzo económico que se está haciendo en este momento vale la pena y va a traer mejoras, pero no ahora, sino en el mediano plazo.

Uno de los datos más ponderados por Milei tiene que ver con el tiempo: al menos una de cada tres personas creen que los resultados de las dificultades actuales se notarán a mediados de 2025. Es una forma de medir la tolerancia social al plan.

La confianza de Milei en su ministro de Economía es total, pero no es el único en el que tiene confianza. Demian Reidel es el jefe de su Consejo de Asesores, que está funcionando con una mirada de largo plazo y no resulta agresivo para Caputo. Distinto es el caso de Federico Sturzenegger, oficializado como ministro anteayer. La relación entre ambos ministros ya comenzó a ponerse a prueba. Si Milei llega con la firma, se verá en las próximas horas en el Boletín Oficial.

El Presidente tiene a la firma varios decretos para desregular el mercado aerocomercial. Una parte de esa normativa debería oficializarse mañana. Es el resultado de una discusión entre los equipos de Economía, el flamante ministro de Desregulación y la Jefatura de Gabinete, a cargo de Guillermo Francos.

Será la consolidación de un esquema muy distinto al actual, que protege a Aerolíneas Argentinas, más parecido a lo que ocurre en Chile. No era lo que quería Sturzenegger, más inclinado hacia aperturas completas. El expresidente del Banco Central se orientaba por un modelo similar al de Singapur.

‎El Presidente tiene a la firma varios decretos para desregular el mercado aerocomercial. Una parte de esa normativa debería oficializarse mañana.archivo – xh

Lo que se verá mañana es el resultado de un punto intermedio. Sturzenegger no consiguió la norma que quería, pero tampoco está del todo desilusionado. Más aun: quienes conversaron con él asumen que lo considera un paso positivo en la línea que quiere.

Hay más casos. El secretario de Comercio, Pablo Lavigne, funcionario que responde a Caputo, tiene semanas más tranquilas que al principio del mandato. Los precios de los alimentos se desaceleraron y la única alarma que tiene por delante son los denominados frescos, afectados por la estacionalidad, algo que no puede controlar. Tiene más espacio para enfocarse en la agenda desregulatoria que conduce el nuevo ministro.

Comercio dará novedades en los próximos días sobre temas que está trabajando con el propio Sturzenegger desde antes, incluso, de su nombramiento.

Los dos casos anteriores muestran sin vueltas que los territorios que dominan Caputo y Sturzenegger tienen intersecciones. De manera que ambos están obligados a trabajar juntos. Es más: diversos funcionarios que trabajan por convicción en la desregulación de sus sectores creen que la llegada del exfuncionario macrista al Gabinete les dará impulso a sus propias iniciativas.

Caputo y Sturzenegger tuvieron diferencias en el gobierno de Mauricio Macri. Ahora, no pueden más que atravesar una buena convivencia si quieren colaborar con la administración de Milei. Las debilidades de la economía argentina no dejan espacio para confrontaciones entre sus dos principales timones.

Conocé The Trust Project
Más noticias
Noticias Relacionadas