InicioEspectáculos48 horas en Atlanta: los imperdibles de la ciudad donde debuta la...

48 horas en Atlanta: los imperdibles de la ciudad donde debuta la selección en la Copa América

Atlanta sorprende. Por la extrema amabilidad de su gente, de corazón sureño. Por su entorno verde, en afortunado contraste con el acero de los cinematográficos rascacielos. Por su alegre y ruidosa vida nocturna, plagada de risas de caras negras y dientes blancos. Por su particular downtown, que parece estar inmerso en un parque temático de atracciones mundialmente famosas. Por su variopinta gastronomía, que le esquiva al fast food.

No es todo: la ciudad donde nació Martin Luther King y, con él, el movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos, es hoy el motor económico del sudeste norteamericano, donde –cada vez más– las grandes empresas establecen sus sedes. El aeropuerto, con un movimiento de 90 millones de pasajeros anuales, es el más visitado del mundo.

Vista del skyline desde el puente de la calle Jackson: la imagen aparece en la primera escena de la serie Walking Dead. Celine Frers

DÍA 1

En el Downtown: entretenimiento de la mañana a la noche

9.00

Para captar el espíritu sureño de entrada, se impone un desayuno abundante (imposible lo contrario) en Waffle House, local que desde 1955 sirve tradicionales waffles con salchichas, tocino y cantidad de huevos a elección, además de hash browns de papa con queso y cebolla y otras propuestas de alto valor calórico. Para no quejarse más tarde del exceso, en el menú se consignan la cantidad de calorías por porción.

10.00

A media cuadra está el Centennial Olympic Park, verde legado de los Juegos Olímpicos de 1996, año en que Atlanta fue sede. El parque, diseñado para homenajear a los deportistas, tiene su propio centro de visitantes con simpáticas empleadas que facilitan un mapa numerado para hacer el recorrido autoguiado y saber qué es cada cosa que se ve. Así se llega a la Fuente de los Anillos –con actividad de aguas danzantes y a bonitos jardines con creativas caídas de agua y esculturas de artistas internacionales.

El parque es el umbral de un “distrito” de entretenimiento: en sus alrededores se levantan el Mundo de Coca-Cola, el Acuario de Georgia, el Centro de Derechos Humanos y Civiles, los estudios de CNN, el Museo de los Niños de Atlanta y el College Football Hall of Fame.

11.30

Comenzamos el recorrido por el más conmovedor de los museos de Atlanta: el Centro de Derechos Humanos y Civiles. Hay que tomarse al menos dos horas para aprovechar toda la información que despliega este moderno museo interactivo que, en tres pisos, conecta la historia del movimiento estadounidense por los derechos civiles de los afroamericanos (de 1955 a 1968) con las organizaciones actuales que bregan por los derechos humanos.

Retrato de Martin Luther King en el Centro de Derechos Humanos y Civiles.

La escenografía sumerge al visitante en cada período del relato: segregación, resistencia negra, lucha no violenta, asesinato de Luther King (1968). Videos, instalaciones, audios y fotos arman un collage que pone la piel de gallina; desde las declaraciones televisivas de figuras políticas que alentaban a la segregación, hasta los detalles de la jornada de la manifestación masiva del 28 de agosto de 1963 en Washington, donde un inspirado Luther King dio su más famoso discurso: “I have a dream”. Al final del recorrido, en la galería Defensores de los Derechos Humanos hay siete retratos pintados por el artista búlgaro Ross Rossin: los dos últimos rostros son los de Nelson Mandela y Estela de Carlotto.

15.00

Del otro lado de la calle está el Mundo de Coca- Cola, un divertido paseo que demuestra, una vez más, que a la hora de armar museos los estadounidenses la tienen muy clara. Son dos pisos que se recorren en dos horas. Lo mejor: la galería pop, con reconocibles obras artísticas inspiradas en la bebida icónica; la exhibición de merchandising, botellas y letreros publicitarios de las distintas décadas, y la bóveda donde se guarda la legendaria fórmula, que incluye el pasaje por una especie de botica del siglo XIX donde se descubren otros inventos de John Pemberton, quien creó en 1886 una “bebida deliciosa” que pasó a llamarse Coca-Cola. El primer año, Pemberton vendió nueve vasos diarios y ganó 50 dólares. Vendió la fórmula dos años más tarde por 2.300 dólares. Al final de la recorrida llega la sección interactiva más entretenida: el salón Taste it, donde se pueden degustar libremente más de cien bebidas exóticas que la compañía vende en casi todo el mundo.

Los turistas se sacan fotos en la entrada del Mundo de Coca-Cola.

17.00

Georgia Aquarium es el acuario más grande de Estados Unidos, por lo que hay que dedicarle unas tres horas. Se ven más de cien mil criaturas de 500 especies de mares, lagos y ríos, pero la más asombrosa es el tiburón ballena, el pez de mayor tamaño del mundo. Esta inofensiva ballena de pintitas blancas no está en ningún otro acuario fuera de Asia. Es hermoso verla nadar plácidamente junto a mantarrayas y cientos de peces de colores a través de un ventanal de 18 metros de largo por 8 metros de alto. Los que se llevan todos los aplausos son los delfines, en un show de destrezas increíbles en el que, a fuerza de saltos ornamentales, empapan a los espectadores de las diez primeras filas. Dragones de mar, ballenas beluga, corales, peces tropicales, estrellas de mar, anémonas… hay mucho para ver con calma.

El tiburón ballena es la mayor atracción del Georgia Aquarium.

20.00

La terraza del restaurante íbero-marroquí Gypsy Kitchen, en el elegante barrio Buckhead, (al norte del downtown) es un escenario representativo de la movida nocturna de Atlanta. Ambiente cool, buena música, tragos de autor y tapas gourmet para sentarse a disfrutar de la relajada vida sureña.

La terraza del restaurante Gypsy Kitchen.

22.00

La noche pide una recorrida por los barrios alternativos del East Side, como Sweet Auburn District, East Atlanta Village y Little Five Points. Lo mejor es caminar por la avenida Edgewood, donde se concentran bares y locales de música en vivo, de ambiente cosmopolita e interracial. El tipo de música, la gente y la decoración de cada sitio ayudan a decidir dónde quedarse a tomar un trago. Hay bolichitos mínimos, apenas iluminados y hay grandes bares bulliciosos con mesas de ping pong. En Sweet Auburn está la casa natal de Martin Luther King –museo histórico– y la iglesia bautista Ebenezer, donde el líder oficiaba de pastor junto a su padre. En el viaje en auto desde el downtown a Edgewood se pasa por el puente de la calle Jackson. Los fans de la serie Walking Dead pueden detenerse para observar el skyline y así obtener la foto del afiche oficial de la serie: reconocerán las siluetas del World Trade Center y los hoteles Marriott y Winston, entre otros rascacielos. Los interesados en rodajes deben saber que se organizan “movies tours” para visitar locaciones de series y películas en la ciudad.

Un restaurante de Edgewood avenue.

Por los barrios: arte y cocina al aire libre

10.00

Buckhead es el barrio más elegante y moderno de Atlanta, con mansiones, autos de alta gama, tiendas de primeras marcas y hoteles cinco estrellas que funcionan en edificios vanguardistas. Peachtree, la larguísima calle de curvas suaves (en Atlanta no hay calles derechas), atraviesa Buckhead, Midtown y Downtown. Es buena idea entrar a pispear los percheros de sale de los dos shoppings del barrio: Phipps Plaza y Lenox Square, con marcas exclusivas y otras no tanto, en las que es posible encontrar liquidaciones interesantes (el impuesto de Atlanta es del 8%).

Peluquería exclusiva para hombres en el galpón Paris On Ponce.

12. 00

En el East Side, rodeado de parques, está Inman Park, primer barrio “planificado” de Atlanta, que surgió en 1890 como un oasis campestre cercano al centro para los ricos que trabajaban en el downtown. Con la aparición del auto, los acaudalados se mudaron a los distritos del norte –como Buckhead– y el barrio de opulencia victoriana dejó de estar de moda. Pero Inman Park volvió: a finales de los 70 fue el primer barrio de Atlanta sometido a la gentrificación: muchas casas victorianas centenarias fueron transformadas en apartamentos, oficinas y hoteles boutique. El barrio hoy tiene una comunidad muy activa que organiza en abril el Festival de Inman Park y un Tour de Casas que incluye la muy fotografiada Beath Dickey House. Sin más, hay que perderse por las calles arboladas y curvilíneas.

13.30

En el corazón de Inman Park está Victory Sandwich Bar, ideal para un almuerzo liviano en un patio al aire libre y continuar la caminata. Se puede matar el tiempo de la espera del pedido de los pequeños sándwiches gourmet con un partido de ping pong.

En bicicleta por BeltLine Eastside Trail.

15.00

A unos metros comienza la senda peatonal de 3,2 km conocida como BeltLine Eastside Trail, que forma parte de un ambicioso proyecto de transformar 35 km de vías muertas en un paseo para caminar, andar en bicicleta, skates o patines en un entorno verde. La BeltLine dará una enorme vuelta por Atlanta, uniendo 42 barrios.

17.00

La BeltLine desemboca en el Fourth Ward Park (680 Dallas St.), parque de unas siete hectáreas creado en 2011 como parte de la reconversión del espacio urbano. Aquí se construyó el primer parque público de skate, con rampas y obstáculos para todo tipo de piruetas. En la parte principal del parque hay un gran lago, un anfiteatro al aire libre, juegos con agua y mucho verde. Sobre la BetLine, antes de llegar al parque, aparece una espectacular obra de arte callejero hecha con residuos.

Revista Lugares

Conocé The Trust Project
Más noticias
Noticias Relacionadas