InicioSociedadA quién llamarías si hoy fuera tu último día de vida?: quién...

A quién llamarías si hoy fuera tu último día de vida?: quién es el tiktoker furor con su pregunta viral

Hernán Danolfo lleva adelante “cadenas de favores”. Junto a su compañera Agustina, este creador de contenido se pasea por la ciudad en busca de relatos de personas en situación de calle, vendedores ambulantes y trabajadores que esconden grandes amores y dolores.

Belén Vallejo

Video Placeholder

Hernán Danolfo, el tiktoker que hace emocionar a todos. (Foto y video: Nicolás González / TN)

“¿A quién llamarías si fuera tu último día de vida?”. Todos, o quizás a la mayoría, en algún momento pensaron en qué pasaría si hoy se terminara el mundo. A dónde correrían o con quién se darían ese último abrazo, el que por la diaria vivimos posponiendo, creyendo que hay un después para todo.

Para el tiktoker que toca el corazón en las redes, sin embargo, es la excusa perfecta para que ese momento deje de retrasarse y que ese último “te amo” en realidad se convierta en una declaración de cariño constante.

Leé también: La historia de Valentín Vera, el tiktoker que se hizo viral por ayudar a personas que viven en la calle

Hernán Danolfo tiene 51 años, pero mil vidas encima. Hace un tiempo se convirtió en uno de los tiktokers más queridos y sus videos explotan en las redes. Su pasión para buscar junto a Agustina, su compañera de vida, las historias más conmovedoras dejan a los usuarios con los ojos aguados frente a las pantallas en más de una ocasión.

La historia de amor de Hernán y Agustina. (Foto: Nicolás González / TN)

La historia de amor de Hernán y Agustina. (Foto: Nicolás González / TN)

Pero si bien es conocido por contar la historia de otros, poco se sabe de ese hombre que con 1,80 metro de altura y con barba larga no pasa desapercibido. Sin embargo, bien podría ser protagonista de uno de sus propios videos que comparte en @hernan_danolfo.

La historia detrás del hombre que hace emocionar a las redes

De la zona oeste del conurbano, Hernán pasea con Agus mientras la gente que se cruza por la calle lo frena para saludar o sacarse una foto. Es la celebridad de los tiempos modernos. “Siempre fui muy tímido”, contó a TN.

Esa timidez, asegura, fue un poco lo que le condicionó la vida. “Lo sufrí mucho, era muy cerrado y esa fue una de las cosas que me llevó a las adicciones, el no poder expresarme, no tener con quién, era otra época donde los hombres no lloraban”, señaló.

Leé también: Mucho más que unos tacones altos: cómo funciona la cooperativa de zapatos trans que revoluciona el diseño

Es por eso que durante en esos años difíciles de la adolescencia en los que los sentimientos afloraban, pero no tenía como encararlos, encontró las drogas. “Fui adicto desde los 15 a los 25 años y desde el día que busqué ayuda hasta el día en el que dejé de drogarme pasaron siete años”, contó.

Hernán en medio de su recuperación. (Foto: gentileza Hernán Danolfo)

Hernán en medio de su recuperación. (Foto: gentileza Hernán Danolfo)

“Fui adicto porque no podía hablar y una de las peores decisiones que tomé fue empezar a consumir sustancias porque me llevó a un montón de cosas: a estar detenido en comisaría, a robar, mentir, estafar, a querer quitarme la vida, a estar triste. Estuve dos veces internado en granjas de rehabilitación inclusive. Fue un momento de una sociedad muy golpeada por la cocaína y yo pude salir, pero muchos de mis compañeros murieron”, recordó Hernán.

Con Agus, su compañera de vida, se conocieron en medio de un contexto de vulnerabilidad en el que ella vivía. Hernán era el cliente de un familiar de la joven y ambos se vieron envueltos en la adicción. “Esta historia de amor que bien podía tener un final triste, tuvo uno feliz”, agregó Agustina a este medio.

La vida inclusive los separó durante tres años en los que ella, aun siendo menor, fue judicializada y llevada a un hogar de abrigo. “A mí esa familia me ayudó a salir de las adicciones. El otro tramo que me ayudó fue el embazarme de mi primera hija a los 18 años, sentir una vida, un ser humano en mi panza, me llevó a tomar consciencia de que en realidad estaba repitiendo la historia de mi familia”.

Hernán junto a Agustina cuando empezaron a salir. (Foto: gentileza Hernán Danolfo)

Hernán junto a Agustina cuando empezaron a salir. (Foto: gentileza Hernán Danolfo)

Sin embargo, como no se es feliz en soledad y las redes de contención siempre son fundamentales, Agus fue su gran motor y pilar. “Salimos juntos, pero fue un tiempo muy duro. Ella me llevó a cambiar cuando una de mis últimas noches de consumo estábamos durmiendo en una habitación que alquilábamos, sobre un colchón de goma espuma lleno de pulgas y embarazada de tres meses me gritó de todo”.

“Yo pensaba: estoy durmiendo con la mujer que amo, embarazada de mí, las películas dicen que ya está, que eso es un final feliz, pero no me alcanzaba”, precisó y ese fue el click necesario. “Después de tantas veces de querer cambiar y el hecho de pensar en perder a Agus y a mi hija Juana, que hoy tiene 24 años y es enfermera, fue un golpe de valentía que me ayudo tomar la decisión”, sostuvo.

“El ponerme en el lugar de ayudar y acompañar es porque quizás tuve antes que Hernán pequeños momentos de lucidez y aproveché las oportunidades. Cuando quedé embarazada, al mes y medio, ya había dejado de consumir por completo y a los tres meses, cuando le planteo que si él no dejaba yo abortaba y no me veía más, ayudó. También el proyectar una vida juntos, Hernán aparte de ser el amor de mi vida es mi mejor amigo, el hecho de estar juntos remándola tratando de querer salir fue un manotazo para ponerme en ese lugar de contención”, agregó Agus.

Hernán y Juana, su primera hija. (Foto: gentileza Hernán Danolfo)

Hernán y Juana, su primera hija. (Foto: gentileza Hernán Danolfo)

Hoy, más que nunca, el tiktoker tiene claro que esa noche fue un antes y un después en su vida y que Juana y su gran compañera fueron quienes lo salvaron. “Llevamos las adicciones no solo al consumo de sustancias, sino adicción como un sinónimo de no poder hablar. Entonces creemos que somos una sociedad adicta”, insistió.

Una nueva vida

Desde entonces la vida de Hernán pegó un giro rotundo y se dedicó a la venta ambulante. “Vendí de todo, después fabriqué carteras de cuero cuando un día vendiendo por avenida Rivadavia una señora me paró y me dijo que tenía cueros para regalarme. Fui hasta la casa y me hizo entrar a un taller que estaba repleto. Cuando le pregunté qué era lo que quería darme me dijo ‘todo’. Yo no lo podía creer porque además nunca había confeccionado nada, pero empecé de a poco y nos fuimos armando”, detalló y contó que así comenzó el emprendimiento que lleva adelante.

Como mucha gente se involucró con él y se fue creando este lazo, comprendió que algo más debía hacer. Así nació el proyecto Ser Humano. “Comenzó exactamente en los momentos en los que decidimos cambiar”, sostuvo. “Entendimos la vida como una misión y creo que cambiamos para poder ayudar a otros, entendimos que nuestra vida sirve de ejemplo, no solo al que tiene adicciones, sino a todos, porque todos tenemos problemas y necesitamos ser escuchados”, insistió.

“Hace poco me pasó algo extraño. Yo tenía un cartel que decía ‘regalo abrazos’ y una chica se acercó y me abrazó. Le pregunté por qué y me dijo ‘porque sufrí abuso a los seis años y nunca se lo conté a nadie’. Es muy fuerte encontrarte con situaciones así, gente que no tiene quien los escuche”, explicó Hernán.

Hernán y Agustina, una historia de amor inquebrantable y socios en la calle para prestar oídos a las historias. (Foto: Nicolás González / TN)

Hernán y Agustina, una historia de amor inquebrantable y socios en la calle para prestar oídos a las historias. (Foto: Nicolás González / TN)

Es por eso que, insiste y persiste en que “somos todos necesitados de la comunidad”. “Por eso me duele tanto el individualismo, los nuevos pensamientos de ‘sálvese quien pueda’. Nuestro proyecto tiene que ver con una cadena de favores: a mí me ayudaron y ahora quiero ayudar a otros”, expresó.

Pero además de eso, sus videos contando estas historias también cambiaron vidas. “Este año nos regalaron frazadas, entonces fuimos a regalárselas a la gente que vive en la calle y muchos están durmiendo. En Avenida Corrientes había un pibe y una piba durmiendo e intenté despertarlos, pero como no pude los tapé. Los filmamos para visibilizar, el video se viralizó y me escribieron sus familiares. Me contaron que lo estaban buscando hace varios meses y lo fueron a buscar. Al tiempo me habla un chico por Instagram y me dice: ‘Hernán, soy Joni, el chico que tapaste’. Fue re lindo porque cuando uno hace algo para ayudar está buscando una respuesta y que suceda algo en el otro es increíble. Joni hace nueve meses está limpio, le hicimos una entrevista y la semana pasada me mando un mensaje: me dijo que se va a casar y que nos va a invitar al casamiento. También que hizo un emprendimiento y quiere salir adelante. Por eso seguimos”.

Hoy esta pareja de Tapiales continúa paseando por la Ciudad y el conurbano buscando historias para dar a conocer. “Cuando salimos a grabar nada de nuestro contenido está arreglado, simplemente vamos caminando y eligiendo. Es muy adrenalínico porque no sabemos nunca lo que va a suceder. Estamos con la cámara prendida esperando a que se vayan dando las situaciones y como no es pactado, vamos cazando historias de vida, vendedores, acciones para hacer la cadena de favores y así surge la magia”, completaron.

Ollas populares, ayudas a personas en situación de calle, charlas en escuelas, regalo de abrazos, muchas preguntas sobre cuándo fue la última vez que lloraste o cuándo fue la última vez que le dijiste te amo a tus papás son parte del contenido que hace llorar a todos en las redes. Así que si lo cruzas, tené el celu cargado porque te puede hacer llamar para animarte a confesar ese amor que el rencor muchas veces tapa.

Realización: Nicolás González

Edición: Tamara Ferro

Más noticias
Noticias Relacionadas