InicioEspectáculosRoland Garros: Francisco Cerúndolo se recuperó de un mal inicio y se...

Roland Garros: Francisco Cerúndolo se recuperó de un mal inicio y se clasificó a octavos de final al vencer a Tommy Paul

El argentino Francisco Cerúndolo se recuperó de un mal inicio y se clasificó a los octavos de final de Roland Garros tras vencer en cuatro sets al estadounidense Tommy Paul. Tras casi tres horas de partido, se impuso por 3-6, 6-3, 6-3 y 6-2. En la próxima instancia se medirá ante el ganador del partido que el serbio Novak Djokovic le ganó, con sufrimiento, al italiano Lorenzo Musetti, a una hora insólita: 3.06. De la madrugada, sí.

Tarea cumplida para el argentino, que ocupa el puesto 27 del ranking mundial. Si bien hasta acá su temporada no era de las mejores, en su cabeza estaba marcado a fuego el Grand Slam sobre polvo de ladrillo. ¿La razón? Debía defender los puntos de los octavos de final conseguidos el año pasado si no quería retroceder varios casilleros en el escalafón. El último escollo era Paul, y con momentos de un gran tenis -sobre todo, a partir de una derecha arrasadora-, lo consiguió.

“Sentía que me estaba cagando a palos”, dijo el argentino en declaraciones a ESPN tras ganar su encuentro, y en relación a ese primer set que perdió si atenuantes. Sin embargo, cuando se fue la lluvia y la cancha se secó del todo, Cerúndolo calibró su derecha y comenzó a tomar la iniciativa. “En el segundo set paró la lluvia, empecé a jugar mucho mejor. Cuando me recuperé en el 2-1 abajo, y llegué al 2-2 cambió el partido. Él decayó anímicamente”. Y continuó: “Empecé a jugar agresivo, agarré confianza, empecé a meterla con mi derecha y él se apresuró. Estoy muy contento porque es un rival durísimo. Ganarle en un Grand Slam es muy importante”.

Sobre el futuro, Cerúndolo analizó: “Sí, me gustaría que fuera Djokovic. Nunca le jugué. No sé cuántas chances más voy a tener de que me toque en un cuadro. Será una experiencia inolvidable y un premio muy grande. Si me toca Musetti también será un rival durísimo, aunque un partido más abierto. Y con chances para los dos”. A esa altura faltaban varias horas para que se definiera el adversario, porque el partido entre el serbio y el italiano fue muy largo, y terminó tardísimo, porque la jornada había comenzado tardísimo a raíz de la lluvia.

El serbio estuvo complicado, 1-2 en sets, contra un oponente que se lucía. Nole parecía desenfocado en ocasiones. Enojado, como tantas veces este año. Tras ganar por 7-5 el set inicial, cayó en los dos siguientes por 7-6 (8-6) y 6-2. El panorama era difícil para Djokovic, por las dudas en él que propicia un 2024 vacío de finales para el número 1 del ranking. Pero el máximo ganador de la historia en el nivel de Grand Slam puso en la cancha su mentalidad de crack de todos los tiempos, se focalizó y terminó barriendo a Musetti: 6-3 y 6-0. Habían pasado 4 horas y 29 minutos desde el primer punto. Como si fuera un bohemio, a más tarde en la jornada, más lucidez, más rendimiento.

El match point de Novak Djokovic contra Lorenzo Musetti

Y es el próximo adversario de Cerúndolo, con quien se cruzará el lunes en uno de los octavos de final. Ni las constantes reprogramaciones por la lluvia, los cambios de cancha y hasta las interrupciones por el clima sacaron al tenista porteño de su eje, que era vencer a Paul, con quien tiene una muy buena relación. Es cierto, lució incómodo y errático en el primer set. Tal vez desconcertado por la humedad o por las incertezas que rodearon al partido. Perdió ese parcial inicial dejando malas sensaciones para el futuro: no le funcionaron ni la derecha ni el revés, y tampoco pudo hacer pie a partir de su saque.

El argentino Francisco Cerúndolo, durante el partido en el que venció al estadounidense Tommy Paul en Roland Garros y avanzó a octavos de finalAnne-Christine POUJOULAT / AFP – AFP

De todas maneras, y como él mismo contó luego del triunfo, el cuarto game del segundo parcial fue fundamental para creer en sus posibilidades. Paul dejó todo lo que tenía y comenzó a descalibrar su juego, a fastidiarse ante sus primeros errores no forzados; a correr la cancha de un lado para otro. Nada de eso había pasado en el primer set, que había tenido al estadounidense como dominador de las acciones y del marcador.

Lo mejor del argentino fue que más allá de los cambios de programa y toda la previa que rodeó al partido en la cancha 7, no se desenfocó. El 6-3 en contra del primer set le daba motivos para desconcentrarse y, sin embargo, redobló los esfuerzos, pegó más fuerte, comenzó a meter presión desde el saque y a meter estiletazos con su derecha que fueron imparables para su rival. Así llegó el primer 6-3 a su favor, que sirvió para emparejar el marcador y recuperar el set perdido.

El saludo entre Francisco Cerúndolo y el estadounidense Tommy Paul tras la victoria del argentino en cuatro sets, por los dieciseisavos de final de Roland GarrosDino García

La tónica no se modificó en el tercer parcial. El argentino siguió con la iniciativa, más rápido, más activo y, sobre todo, más ambicioso. Paul apeló muchas veces a su muñeca: algún drop-shot, algún punto con saque y volea, procurando que no fueran intercambios largos. Ocurrió que Cerúndolo se mostró muy firme desde la base, incluso con su revés, que no tiene la misma potencia de su drive, uno de los mejores de todo el circuito.

Lo mejor del triunfo de Cerúndolo ante Paul

El 6-3 en ese parcial fue la comprobación de que el argentino tenía todo a su favor para quedarse con el triunfo final y acceder a esos octavos de final tan deseados. Pero el trámite del partido mostraba lo que estos dos jugadores también habían dejado en sus enfrentamientos anteriores: varios quiebres de servicio. En total, y luego del 6-3 en el tercer set y el 6-2 en el cuarto que le dio el triunfo final, Cerúndolo y Paul se quebraron ¡14 veces! El argentino concretó nueve de los 19 breaks que tuvo; su rival, cinco de diez.

La clave en las estadísticas estuvo en el porcentaje de primeros saques que metió el argentino (74%), y la presión que metió con el servicio. Se impuso en el 64% de los puntos que jugó. Los números de su rival fueron muy inferiores: 56 y 55%, respectivamente. Cerúndolo, en definitiva, se impuso porque, de los dos, fue el que siempre mostró más deseo de ganar. Aquel primer set, sumado al condimento externo de la lluvia, no hicieron más que espabilarlo. Con la cancha seca, y tras haber perdido aquel parcial, fue el mejor de los dos. Y llegó al objetivo que se había puesto al llegar a la capital francesa. Los octavos de final. Para Francisco Cerúndolo, lo que venga a partir de ahora será todo ganancia.

LA NACION

Imagen de celular con la app de Canchallena

Logo de Canchallena

Resultados deportivos en vivo de fútbol con actualización en directo, próximos partidos, fixtures, estadísticas, tablas de liga y todos los detalles

Conocé The Trust Project
Más noticias
Noticias Relacionadas