InicioEconomíaEl Banco Central sigue usando las pocas reservas que tiene para frenar...

El Banco Central sigue usando las pocas reservas que tiene para frenar al dólar MEP y evitar que llegue a $ 700

La falta de dólares sigue marcando el día a día del gobierno argentino y de la campaña electoral que encabeza el ministro Sergio Massa. En este escenario, en el que en las primeras cinco ruedas de septiembre el Banco Central logró comprar US$ 95 millones, viene gastando US$ 30 millones diarios en promedio para evitar que se escape el dólar MEP.

El derrotero de este dólar que se negocia en la bolsa porteña y que está 45 pesos más barato que el dólar blue se convirtió en uno de los puntos centrales de la política cambiaria.

El dólar MEP cotiza en torno a $ 676, pero cada día su precio arranca al alza y se acerca a rozar los $ 700. Para evitar que cruce esa barrera el Gobierno sale a vender títulos para hacerle bajar el precio.

Desde Portfolio Personal Inversiones (PPI), señalaron que el Central se desprendió de US$ 31,3 millones para contener los dólares financieros el miércoles. «Esta cifra tiene una tónica similar al promedio de intervención que observamos la semana pasada. En este sentido, la intervención que vimos ayer queda levemente por arriba del promedio de la semana pasada que fue de US$ 30,9 millones. Así, el acumulado de cinco días llega a los US$ 158,8 millones«.

A diferencia del blue, el dólar MEP es un mercado legal donde no corre el cupo de compra de US$ 200 mensuales que rige para el dólar oficial. La intervención en el mercado que realiza el Gobierno se da a través de la compra y venta de bonos dolarizados.

Al Gobierno le interesa controlar el precio del MEP porque tradicionalmente el dólar blue se movió a mitad de camino entre esta cotización -hoy en $ 676– y el contado con liqui, la vía por la que se dolarizan las empresas, que llega a $ 739. El blue se vende a $ 720 y con el MEP abajo de $ 700 se aleja de los $ 780 que tocó tras la victoria de Javier Milei en las PASO.

La relevancia del tema del MEP hizo que el ministro Sergio Massa llevara la cuestión a la mesa del FMI. En el acuerdo el Fondo, que hasta allí venía rechazando la idea de que el Gobierno interviniera en los dólares financieros, el organismo internacional abrió la puerta para autorizar esta jugada, bajo el temor de que una escalada del MEP le sumara más combustible a la inflación.

El Banco Central no informa cuál es el monto que destina a esta intervención sobre el MEP. Pero a fines de agosto, tras la firma del acuerdo y el desembolso de los US$ 7.500 millones, (que en buena parte se usó para pagar deudas) el Fondo Monetario informó que el Banco Central destinó US$ 1.700 millones para controlar a los dólares financieros.

A la vez, el FMI accedió a modificar la meta de reservas para fin de año: el acuerdo original preveía que las reservas netas debían crecer US$ 10.300 millones en el año, ahora ese monto se redujo a US$ 3.600 millones. La misión sigue siendo por demás desafiante ya que hoy, y pese al desembolso de US$ 7.500 millones, las reservas siguen siendo negativas en US$ 4.350 millones, según el cálculo de la consultora LCG.

«Esto implicaría acumular US$ 8.000 millones en los últimos 4 meses del año, algo que luce poco probable», señala LCG.

«En los primeros 8 meses del año, el stock de reservas brutas acumula una caída de US$ 17.000 millones. El impacto de la sequía, que se montó sobre un año que de base contaba con más compromisos en moneda extranjera (con FMI y acreedores privados), explica el deterioro», sostiene LCG.

La carta que salió a jugar el Gobierno para frenar la sangría fue recurrir a una nueva edición del dólar soja, con la que el Gobierno busca obtener US$ 2.000 millones y reforzar así las reservas. En esta rueda el efecto del dólar soja 4 ya se hizo sentir y el permitió al Central comprar US$ 58 millones, mientas en las cuatro ruedas previas se había llevado solo US$ 35 millones.

Más noticias

EDICION 1151

Noticias Relacionadas