InicioPolíticaEl juez Walter Bento declaró en el juicio en su contra por...

El juez Walter Bento declaró en el juicio en su contra por coimas, se victimizó y criticó a los fiscales

El suspendido juez Federal de Mendoza Walter Bento comenzó su declaración indagatoria ante el Tribunal Oral Federal 2, que lo juzga como supuesto líder de una banda de abogados, contrabandistas y narcotraficantes que cobraba coimas a cambio de beneficios procesales a presos.

Bento está acusado junto a su esposa Marta Boiza, también empleada judicial, dos de sus hijos y otros 29 acusados. Ejerció durante 18 años como titular del Juzgado 1 y juez con competencia electoral, está imputado en 15 causas por los delitos de cohecho activo, lavado de activos, enriquecimiento ilícito, violación de secretos, violación de deberes de funcionario público y falso testimonio.

A las 9 de la mañana de este miércoles, comenzó la audiencia de indagatoria y Bento fue invitado por la presidenta del tribunal, la jueza de San Luis Gretel Diamante, a sentarse en el banquillo de los acusados.

El exjuez se tomó tiempo para acomodar su notebook, una botella de agua y un vaso. Saludó con amabilidad al tribunal y a todos los presentes, y con tono pausado comenzó su declaración que apuntó al fiscal general Dante Vega, quien instruyó la causa, y con quien mantiene una larga enemistad.

“Todo lo que se me imputa es falso, soy un juez probo y honesto», con esa afirmación comenzó su defensa Bento. Y cargó contra la instrucción de la causa y su repercusión pública.

«Se me imputa ser parte de una asociación ilícita, por haberme enriquecido y haber lavado dinero. Todo eso es absolutamente falso. Pero no por lo que diga yo, sino por las pruebas que hay en el expediente, que son mi gran defensa y van a demostrar toda esta instrucción amañada por el Ministerio Fiscal», aseguró el magistrado suspendido.

En la sala, sus supuestos cómplices, abogados, contrabandistas, policías y narcotraficantes que son parte de la megacausa, se intercambiaban miradas y gestos ante cada afirmación de Bento contra le fiscal Vega.

Ese clima tenso, obligó la intervención de la presidente del tribunal: «Señor Ortego (uno de los abogados imputados) esas miradas provocativas que veo está haciendo, le pido que las evite y no trate de buscar contacto visual con la Fiscalía. Ya dije cuales van a ser las consecuencias, para usted y para otros que actúen igual, directamente se sale de la sala», dijo la jueza Diamante.

«Odio patológico»

Con la voz entrecortada, sobre el final de su declaración indagatoria y antes de responder a las preguntas de la fiscalía y el tribunal, Bento volvió contra el fiscal Vega, quien compitió por el mismo cargo que después ocupó Bento.

«Todo es parte de una creación, producto de un trauma, Un odio patológico, del que ninguna manera me hago cargo porque no es un problema que anide en mi corazón ni en mi familia», dijo Bento sobre Vega.

Y aseguró: «El fiscal no solo armó mal esta causa sino que engañó al periodismo lo que va a quedar demostrado acá, quienes han sido víctima como nosotros y mi familia en esta novela de terror».

Acompañado a pocos metros por su abogado, Mariano Fragueiro Frías, el exmagistrado enumeró irregularidades en la instrucción de la causa en su contra: «Hubo torturas y vejaciones, una situación que han sufrido muchísimos detenidos. Hay varios imputados que les impedían conciliar el sueño. Les golpeaban los barrotes diciendo que declaren contra Bento y recuperarían la libertad. A otros les impedían ir al baño en comisarias. A una persona que sufría claustrofobia cada vez q iba al baño le impedían salir y lo dejaban encerrado una hora y media o más. Es una novela de terror”, insitió Bento.

Habló de persecución ilegal: “Las garantías constitucionales han sido sistemáticamente violadas. Al debido proceso, principio de inocencia… hay una constancia en la cual la secretaria del juzgado de Instruccion le dijo a la secretaria del doctor Roberto Nassif que si su jefe no iba a condenar a Bento, se excusara. A continuación el fiscal Vega lo excusó utilizando otros argumentos»

Y negó que su familia se haya enriquecido ilegalmente: “Jamás me permitieron justificar mis bienes porque nunca nadie me dijo qué faltaba justificar. Todos mis bienes están justificados y declarados. Trabajo desde los 18 años. Sin embargo, nadie me intimó a que previamente justifique. ¿Por qué no me lo permitieron? La idea era instalar la idea de juez corrupto y yo soy un juez honesto”.

En la etapa de preguntas, la fiscal María Gloria André le consultó a Bento si conocía a Diego Aliaga, el despachante de Aduana asesinado y que sería el nexo entre el juez y la banda. «Sí lo conocía como denunciante en causas judiciales y en declaraciones indagatorias donde siempre pedía que estuviera presente el juez y el fiscal», admitió Bento.

Luego contó que lo cruzó también caminado en su barrio, el country Palmares en Godoy Cruz, donde el juez y Aliaga eran vecinos. «No era una persona que pasara desapercibida, pasaba por todos los pasillos y mucha gente lo conocía en tribunales. Lo crucé en el frente de un domicilio, Me acerqué a saludarlo y me dijo que se había mudado al barrio».

Recordó que un viernes por la noche, Aliaga compartió el mismo restaurante y que le envió una botella de vino como gentileza a su mesa, pero que el no lo aceptó porque no bebe alcohol.

El juicio contra Bento y otros 32 imputados llevará varias meses. Las audiencias se realizan tres días a la semana, cada quince días porque las juezas del tribunal Gretel Diamante, María Carolina Pereira y Eliana Ratta, deben viajar desde provincias vecinas, San Luis y San Juan, para presidir el debate oral y suspender sus actividades en los fueros donde trabajan.

Más noticias

EDICION 1151

Noticias Relacionadas