InicioPolíticaImpacto de la elección en Córdoba: cruce incómodo de Larreta y Bullrich...

Impacto de la elección en Córdoba: cruce incómodo de Larreta y Bullrich y facturas por una derrota inesperada

Los candidatos casi no se hablaron durante la breve estadía en la capital provincial.

Vinieron a Córdoba a festejar una victoria juntos, pero se volvieron a Buenos Aires derrotados y por separado, casi a la misma hora. Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta casi no se hablaron durante su breve estadía en el búnker del frustrado aspirante a la intendencia de la capital provincial Rodrigo De Loredo. La nueva escenificación de la unidad PRO nació muerta o dañada. Los pases de factura por una nueva derrota continúan.

La ex ministra de Seguridad frente a las cámaras y al llegar al salón de eventos en el barrio de Quebradas de las Flores, antes de que conocieran los resultados, le restó importancia a la foto. «Vinimos a abrazar a Rodrigo», dijo.

En privado, sin embargo, fue ella quien se acercó al jefe de Gobierno con una humorada. «Falta poco para la batalla final«, le dijo con una sonrisa a su rival interno , según pudo reconstruir Clarín, en alusión a los 20 días que los separan de la elección más importantes de sus vidas. Larreta contestó con una mueca de aprobación, según el testimonio de un testigo. Arriba del escenario rodearon a De Loredo y no sobreactuaron la cercanía, como el 14 de mayo, cuando en el lanzamiento de Luis Juez en Córdoba, el ejecutivo porteño besó a su rival interna.

Bullrich, que tenía un hotel reservado para festejar cerca de la Casa Radical, apuró su regreso a la Ciudad de Buenos Aires, antes de la medianoche junto a la reducida comitiva que integraban su mano derecha Damian Arabia y Laura Alonso. Casi a la misma hora, el jefe de Gobierno volvió a la Capital junto su hermano Augusto, su pareja Milagros Maylin, Martín Lousteau y Emiliano Yacobitti.

Juntos pero separados. Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich en Córdoba. Foto: Fernando de la Orden.

Juntos pero separados. Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich en Córdoba. Foto: Fernando de la Orden.

Quince minutos después que De Loredo reconociera su derrota, no quedaba nadie en predio Alto Botánico. La orden general fue que los dirigentes hablaran antes de que se oficializaran los resultados y no dijeran nada después. Tras el cierre de la votación ya imaginaban el desenlace y nadie se salió del libreto.

Baldazo de agua fría

La derrota cayó como un baldazo de agua fría en JxC, donde casi todos esperaban una victoria. El propio De Loredo vaticinó el jueves en su cierre de campaña una paliza y un batacazo. «Les estamos sacando la mayor diferencia que jamás hubiesen pensado, (…) una paliza», se había ilusionado el diputado.

En un sector de JxC en Córdoba y en Buenos Aires creen que fallaron más cosas que las encuestas. «Esto también es producto del coqueteo de Horacio con (Juan) Schiaretti. No vino a la elección de (Luis) Juez porque no hubiera podido bajar del avión», señalan halcones del PRO. El fallido candidato a gobernador no quiso subir al escenario.

En ese sector creen que el desembarco del presidente del PRO cordobés Javier Pretto como candidato a viceintendente del ganador Daniel Passerini no fue una decisión autónoma del ex diputado, sino una orden de Larreta. «El es de Horacio y es parte de un acuerdo con Schiaretti y Llaryora. Cree que puede gobernar la Argentina con acuerdos de cúpula. Eso es (Guillermo) Seita«, apuntan los amarillos más furiosos, criticando al consultor/lobbista. En el larretismo califican como disparates esas especulaciones.

Si bien es cierto que Rodríguez Larreta y Schiaretti y Llaryora comparten los servicios del consultor y ex funcionario de Carlos Menem, contra quien también cargó Juez, también es cierto que Seita asesora además a Martín Lousteau y a Rodrigo De Loredo.

La pertenencia de De Loredo al bloque Evolución Radical de Yacobitti y Lousteau acortó la distancia entre el derrotado candidato y el jefe de Gobierno porteño. En paralelo, el detalle de que el frustrado aspirante a intendente de Córdoba sea el yerno de Oscar Aguad lo acerca a Bullrich. «Hubiésemos preferido que ganara Rodrigo, pero valió la pena verle la cara a Yacobitti», señaló un colaborador de Bullrich -que vio las imágenes del búnker por televisión- sobre el jefe de bloque de Evolución y socio político de Lousteau, que también confiaba en una victoria.

Con el diario del lunes son varios los que creen que hubiese sido mejor que De Loredo potenciara la fórmula provincial como candidato a vicegobernador de Juez. Como el propio Passerini destacó por la mañana del lunes en su consultorio del barrio Maldonado, la diferencia que le sacó a su rival fue casi la misma que Llaryora había conseguido en la ciudad en la elección del 25 de junio. En los barrios más pobres de Córdoba, el peronismo sacó diferencia.

La ausencia del 40% del electorado que marcó la asistencia más baja en Córdoba desde el regreso de la democracia, preocupa a halcones y palomas de cara a las PASO. Hay quienes sugieren que Mauricio Macri tenga un rol activo para promover la participación de los votantes.

Enviado Especial a Córdoba

Más noticias
Noticias Relacionadas