InicioPolíticaEn un intento de reforzar la campaña bonaerense, Axel Kicillof reunió a...

En un intento de reforzar la campaña bonaerense, Axel Kicillof reunió a todos los intendentes oficialistas

En búsqueda de reafirmación territorial y de alguna originalidad de campaña para sumar votos, Axel Kicillof reunió a intendentes del oficialismo de toda la provincia de Buenos Aires. Del encuentro surgió el cronograma de obras públicas a estrenar y el slogan “Derecho al Futuro” como acompañamiento de cada corte de cintas.

Módicos ejes de campaña, con recetas acomodables en cada comicio. Surgió de la charla del gobernador y los jefes comunales de Unión por la Patria (UP) el respaldo al presidencial Sergio Massa para la unificación de discurso (todavía sin uniformidad) desde Nación, Provincia y municipios.

Los alcaldes habían llegado al Teatro Lozano de la Plata con inquietudes mesuradas, como el giro de partidas desde la Gobernación y otras apremiantes, el tránsito de las PASO sin traumas, sobre todo en aquellos distritos donde se les plantó competencia interna a los intendentes que reeligen o que dejan descendencia.

El intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, llega este martes al encuentro. Foto Mauricio Nievas.

El intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, llega este martes al encuentro. Foto Mauricio Nievas.

Sintomático: la noche del lunes Máximo Kirchner permaneció en la intendencia de La Matanza con Fernando Espinoza y la vicegobernadora (que va por otro mandato) Verónica Magario.

En esa comarca, que reúne un millón de sufragios del padrón bonaerense, quedó habilitada la lista de Patricia Cubría, del Movimiento Evita y esposa de Emilio Pérsico, secretario de Economía Social.

Máximo es presidente del PJ y convalido el trámite en la Junta Electoral. Además de acotar la representación de Espinoza en la tira de senadores matanceros en la nómina de la tercera sección.

Hay suturamientos en todo el cuerpo partidario de UP.

Kicillof es prescindente de estas tensiones por cargos legislativos o comunales.

Operativo permanencia

Su objetivo liberado es la permanencia en la Gobernación. Por eso, requiere de una cierta homogeneidad política en los 135 distritos, que empujen su aspiración de triunfo. Lo dijo, en una alteración de la ley de gravedad: “Necesitamos traccionar la boleta de abajo hacia arriba”.

A esa premisa hay que ponerle letra de campaña. Por eso, tal vez, llegó al Lozano acompañado del consultor Ignacio Ramírez, uno de los artífices de la saga 2019 de Kicillof a bordo del Clio del Carlos Bianco (ahora jefe de Asesores), en el fatigoso recorrido por las comunas para “la pelea voto a voto” con los vecinos.

Esta vez será en auto oficial y con la maquinita de cortar cintas que, con mayor volumen, utilizó Eduardo Duhalde (1991-1999).

Kicillof necesitará de un plafond político de la estructura nacional que moldea Massa y de alguna buena noticia para evitar el espanto de referencias sobre economía. Pero, indispensable, además, del soporte de los intendentes.

“Son los que mejor intención de voto tienen”, asumieron en el teatro de la calle 11.

Lo demás fue cotillón: el gobernador repitió que la discusión es “Los derechos o la derecha”. Sin demasiado anclaje entre la concurrencia, todos peronistas, que resulta, a esta altura, un dato genérico antes que ideológico.

Los asistentes prefirieron saber cuándo visitaría sus municipios con anuncio de obras. Serán dos salidas al Interior, y otras dos al Conurbano, por semana. Incluye, también, apoyatura a los candidatos de UP en donde gobierna la oposición.

Los denominados “sin tierra” estuvieron después en el mismo salón.

Estuvo Julio Zamora (Tigre), quien procura mantener el gobierno de su municipio, en medio de denuncias contra el propio Massa. Allí Malena Galmarini, esposa de Massa, intenta desplazarlo en medio de una pesada pelea en el papeleo de la Junta Electoral y en la calle.

Verónica Magario, vice gobernadora de la Provincia. Foto Mauricio Nievas.

Verónica Magario, vice gobernadora de la Provincia. Foto Mauricio Nievas.

Se anunció un próximo encuentro. Con los ánimos en sintonía para la campaña, luego de un cierre de listas complicado. «Juanchi» Zabaleta resumió como sería el compromiso: “Tengo en claro en esta etapa quien es el aliado y quien es el adversario».

Tiene su razón, el manejo de esos tiempos. El 13 de agosto competirá en Hurlingham con Damián Selci, de La Cámpora. La agrupación del diputado Kirchner intentó quedarse con la intendencia cuando el intendente asumió como ministro de Desarrollo Social e insistirá con su remplazo en las urnas. Demasiados topetazos.

“Espero que los dirigentes que tienen la responsabilidad de conducir nuestro espacio se centren en los temas importantes y que no representen solamente una facción”, explicó Zabaleta.

Por aquello de tiempo de aliados, antes que futuras enemistades, asumió que “Máximo es candidato de la lista que yo voy a llevar”. La Cámpora también protagoniza once de los primeros lugares en la nómina de diputados nacionales, la de senador nacional, y una grilla predominante de los legisladores a la Legislatura provincial.

Algún otro intendente decidió rebelarse por las suyas. Mario Ishii (José C. Paz) se consideró “malpagado” en la repartija y puso a Máximo en el lugar incómodo de los enemigos. Nada que el tiempo y un buen resultado no borre.

La Plata. Corresponsal.

.

Más noticias
Noticias Relacionadas