InicioSociedadLa heladera como obra de arte: la muestra que busca narrar una...

La heladera como obra de arte: la muestra que busca narrar una historia con cada puerta

Un artista platense busca que le manden fotos para participar de esta «intervención artística» que se prepara en City Bell.

Una chanza de poca creatividad contiene este breve diálogo: -¿Qué es el arte?. Y la respuesta: «(H)el arte es meterte en la heladera». Una reconocida personalidad vinculada al teatro, el cine y promotor de variadas expresiones culturales de La Plata tomó esa zoncera de manera literal: realizará una muestra fotográfica de puertas de heladeras con imanes, dibujos, fotos o recuerdos diseñadas por los usuarios de ese electrodoméstico cotidiano para los argentinos desde hace justo un siglo.

El concepto que intenta presentar Ricardo “Mono” Ibarlín (80), es que esos pórticos de los electrodomésticos ubicadas en todas las cocinas tienen movimiento propio. Es como que cobran vida propia a partir de esa interacción con sus dueños. Y pueden hacer un aporte artístico.

«Contienen historias que se pueden contar y podemos conocer», se entusiasma «Mono» Ibarlín en charla con este diario. Hace algunas décadas, en el frente de los «congeladores» (etapa pre freezer y pre «no frost») había direcciones, referencias y teléfonos importantes. «¿Necesitas un taxi?. Ya te consigo uno», y se dirigía hacia el aparato refrigerador.

Esos portales, como las épocas, cambian. Ahora, con los celulares y las apps esa información está en otro lado. Pero algunas todavía lo mantienen. Y constituyen un relato que posee contenido.

La representación que asoma en esa chapa casi siempre blanca pertenece a cada propietario, a cada familia. «Cada uno ubica allí recuerdos, historias, deseos. Una porción de la memoria se resume en ese espacio». El artista describe ese rincón de los hogares como «un espejo de sus dueños».

El proyecto que reúne a Ibarlin con Protto en espacio de arte

El proyecto que reúne a Ibarlin con Protto en espacio de arte «De pura madre». Foto: Mauricio Nievas

Acercarse al aparato imperturbable resultó para Ibarlín como una revelación: «Un día fui a buscar algo, me topé con ese diseño en el frente y dije: acá hay gente que se expresó. Que nos quiso decir algo». Fue el comienzo de esta aventura.

Luego lo ayudaron a ponerle concepto a la idea. Su hija, la antropóloga Mumi Ibarlín le ofreció fundamento académico. «Ella me mostró algunos sitios del desarrollo del lugar que ocupa el arte en la vida de las personas. Porque esto viene desde las cavernas hasta ahora. En las cuevas pintaban, en las heladeras tambien se expresan los hombres. El lugar primitivo que tenia el hombre no ha variado demasiado», argumenta Ibarlín.

La exposición que prepara Ibarlín estará compuesta por fotos reales de heladeras, exhibidas como obras de arte en un espacio que -para el debut- será en el centro cultural «De Pura Madre», en City Bell.

La iniciativa es abierta. Consiste en enviar una instantánea de ese pórtico que aparece estable y resulta inanimado a una cuenta de correo: [email protected].

Ibarlín se encargará de la instalación de estas piezas y hará una selección. En principio, serán 30 ó 40. Pero pueden sumarse otras y cambiar con el paso del tiempo. Los frentes serán fotografiados por un reportero para que la toma tenga calidad, iluminación y enfoque. Luego, ese material quedará plasmado sobre papel de diario y se exhibirá en las salas de «De Pura Madre».

Un dibujante platense, Luis Busquets, realizará un encuadre, un contexto con trazos que ampliarán el sentido de lo que muestra la puerta del refrigerador. Hará una intervención sobre el material a exhibir. Quedarán estampados sobre ese papel que complementará la foto.

Jasia Protto, encargada del centro «De pura Madre» será la curadora de la muestra, de acuerdo con la planificación que realizó el artista platense.

Quién es Ibarlín

El «Mono» Ibarlín es un personaje del ámbito artístico de la capital bonaerense. Nacido en 1943 en Melchor Romero, hace casi medio siglo que participa en actividades culturales.

El

El «Mono» Ibarlin tuvo diferentes ocupaciones a lo largo de su vida: empresario, periodista y artista. Foto: Mauricio Nievas

Comenzó en los albores de los 70 como empresario teatral a cargo de la sala del Coliseo Podestá y los Cines Roca y Selet. También accedió a la producción de espectáculos en el Club Atenas, donde pudo contratar desde Serrat a Pescado Rabioso, Aquelarre y Mercedes Sosa.

También fue periodista parlamentario, conductor de programas de radio y actor.Tuvo intervenciones en films como “Asesinato en el Senado de la Nación”, de Juan José Jusid. “Bairoletto” de Atilio Polverini. “La ciudad oculta” de Osvaldo Andéchaga. “Sofía” de Alejandro Doria. “Tacos Altos” de Sergio Renán. “La noche de los lápices” de Héctor Olivera y “Después de la Tormenta” de Tristán Bauer.

La iniciativa de darle vida a los pórticos de heladeras es su última motivación. «Quiero hacer una muestra itinerante. Incorporar centenares de piezas y que los dueños se sientan representados en una obra artística inesperada», se ilusiona. Quiere que «El arte en tu heladera» recorra teatros y museos de la provincia. Anota en un cuaderno posibles locaciones: el Museo del Mar, en Mar del Plata; el Petorutti de la Plata. Recorta el papel porque ese sueño también lo va a adherir en el portal de su refrigerador.

La Plata. Corresponsalía

PS

Más noticias
Noticias Relacionadas