Ley de magnetismo: atraemos lo que somos, no lo que queremos

Atraemos lo que somos, no lo que queremos. Este tema es clave a la hora de armar equipos de trabajo o de ver cuál es mi entorno, con quienes me relaciono. Se trata de la Ley del Magnetismo, que dice que atraemos a quienes son como nosotros. En el mundo de negocios los ejecutivos están…

ley-de-magnetismo:-atraemos-lo-que-somos,-no-lo-que-queremos

Atraemos lo que somos, no lo que queremos.

Este tema es clave a la hora de armar equipos de trabajo o de ver cuál es mi entorno, con quienes me relaciono.

Se trata de la Ley del Magnetismo, que dice que atraemos a quienes son como nosotros.

En el mundo de negocios los ejecutivos están al acecho de personas que son como ellos, ellos son quienes arman las reglas,

Por esa razón hay tantos diversos grupos. Me decía una clienta hace unos días:

“Pau, no entiendo como esa persona, una ejecutiva que está ganando premios últimamente, llegó a eso. Tanto ella como yo, y muchas otras personas del mercado laboral que hemos tenido la suerte o desgracia de trabajar con ella sabemos que no es alguien positivo. Sin embargo, vende otra imagen. Y está rodeada de organizaciones y personas que alaban eso.”

Teniendo en cuenta la ley del magnetismo, podemos observar que quienes la rodean y festeja, muy probablemente tengan valores similares. Eso no está ni bien ni mal, no se trata de juzgar a la persona, sino de aprender a observar y elegir, con quienes queremos relacionarnos en función a quienes somos.

Si somos personas que queremos el bien desde los valores humanos, será difícil relacionarnos con personas que solo buscan réditos económicos o que se relacionan por títulos.

Cuando alguien que no está en la misma vibración trata de forzar una conexión con una persona con valores diferentes, comienza a encontrar trabas en su camino, tabúes y todo tipo de obstáculos. Ellos están ahí para hacernos preguntas tales como: Insisto por miedo? Es esa persona alguien a quien quiero tener en mi mundo? Luego de hablar con ella me siento mejor?

En función a esas respuestas, se pueden tomar decisiones de otro estilo.

Cuando somos fieles a quienes somos, también las personas que se nos acercan traerán esa misma fidelidad y valores.

La frase que escuchaba cuando era chica sigue resonando: “Dios los cría y el viento los amontona”

Si crees que estás rodeado de personas negativas, te invito a preguntarte: ¿Cómo es mi propia negatividad?

No suelo ver que haya química entre personas negativas y positivas, normalmente a medida que comienzas un proceso de autoliderazgo consciente, y te conoces y administras tus emociones e impulsos, repelerás y serás repelido por quienes son opuestos a ti.

Las personas se atraen y son atraídas con trasfondos similares, o con historias parecidas. Habrás visto en algunas empresas que cuando sale un jefe, poco se tarda en iniciar un cambio de equipo, porque ellos quieren estar rodeados de gente con su misma vibración. Eso, limita la propia evolución de la persona, pero es lo que sucede.

Algunas de las razones por las cuales las personas se atraen:

Valores: no importa si son positivos o negativos, son valores al fin.

Talento: las personas se reúnen y asocian en función al talento, inteligencia, capacidad, excelencia que poseen o creen que poseen. Si eres jefe y elegiste personas mediocres, pregúntate qué debes mejorar en ti.

Energía: las personas se atraen por niveles de energía similares. Alguien con energía alta siente que el de baja energía te tira para abajo.

Cuanto mejor sea la persona, mejores personas atraerá.

por Paula Cabalén

Galería de imágenes