Cómo es el método natural y no invasivo que puede mejorar la probabilidad de embarazo

Dos investigadoras argentinas, que trabajan hace 15 años en el estudio de la microbiota intestinal, desarrollaron un kit de diagnóstico que permite diseñar tratamientos personalizados para reducir el tiempo de tratamiento en personas gestantes con problemas de fertilidad. Desde 2020, se comercializa en la Argentina y en España, y en abril de este año llegó a…

como-es-el-metodo-natural-y-no-invasivo-que-puede-mejorar-la-probabilidad-de-embarazo

Dos investigadoras argentinas, que trabajan hace 15 años en el estudio de la microbiota intestinal, desarrollaron un kit de diagnóstico que permite diseñar tratamientos personalizados para reducir el tiempo de tratamiento en personas gestantes con problemas de fertilidad. Desde 2020, se comercializa en la Argentina y en España, y en abril de este año llegó a Estados Unidos.

El desarrollo pertenece a la bióloga molecular Gabriela Gutiérrez (53) y a la bioquímica Agustina Azpiroz (39), quienes fundaron en 2019 Microgénesis, una startup de biotecnología focalizada en el estudio de la microbiota humana para restaurar las posibilidades de gestación. 

La microbiota, definen las investigadoras, es un conjunto de microorganismos vivos o bacterias que se encuentran en el aparato digestivo y el aparato genital desde el nacimiento de las personas.

Sus funciones son, entre otras, proteger de bacterias patógenas que puedan provocar enfermedades, mantener el sistema inmune, regular el metabolismo y el balance energético, digestión de alimentos y producción de vitaminas, detalla el estudio.

La bióloga molecular Gabriela Gutiérrez (53), una de las desarrolladoras argentinas del kit de diagnóstico de la microbiota intestinal.

Sin embargo, sigue: “Cuando se produce una alteración de la microbiota y existe un desequilibrio entre las distintas cepas bacterianas, una de las posibles afectaciones es la infertilidad, una patología que afecta a más de 60 millones de personas en todo el mundo“.

Las investigación tuvo origen en las aulas de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Azpiroz, oriunda de Tandil, realizaba su especialización en microbiología reproductiva en el marco del doctorado en Ciencias Médicas, bajo la dirección de Gutiérrez, investigadora por el Conicet especializada en inmunología reproductiva.

Comenzaron a investigar sobre la inflamación intestinal. “Se sabía que había un vínculo con la infertilidad y entonces nos dedicamos a estudiar de dónde venía esa inflamación. Descubrimos que era de la microbiota intestinal”, cuenta a Clarín Gutiérrez.

La bióloga molecular detalla: “El 30 por ciento de las mujeres con infertilidad no tienen detectada la causa. Pero 8 de cada 10 mujeres de ese 30% con ‘infertilidad inexplicable’ tienen inflamación intestinal”.

“En general, todas las mujeres que están en tratamientos de fertilidad hacen dietas especiales o toman probióticos. El problema es que hasta ahora no existía una guía nutricional para personalizar la dieta y el uso de suplementos. Una mujer tal vez lee que la maca peruana es buena y la empieza a consumir, pero tal vez no es lo que ella precisa”, sigue Gutiérrez.

Lo que logra el test que desarrollaron es proporcionar información sobre los microorganismos que faltan en la microbiótica de la persona. De esa forma, se puede generar un plan de tratamiento personalizado. “Puede incluso que tengas que evitar el uso de determinados suplementos, porque tengas un determinado microorganismo en exceso”, precisa la investigadora.

El test consiste en un hisopado vaginal y fue diseñado de forma auto administrable -es más fácil de colocar que un tampón”, compara Gutiérrez. La persona que compra el test, luego de colectar la muestra, la envía por correo a la start-up y en 15 días tendrá los resultados.

La segunda parte del desarrollo es el tratamiento. “Cada paciente tiene acceso al portal de Microgénesis, donde puede acceder a un plan dietario, de suplementos, probióticos y ejercicios físicos acorde al resultado del test”, describe y agrega que una vez por mes las persona podrá tener una consulta virtual con un profesional que de seguimiento y apoyo emocional.

Resultados prometedores

El primer testeo del kit de testeo y el plan de tratamiento se realizó en Argentina y España sobre 287 mujeres que llevaban diez años buscando embarazos y tenían en promedio cuatro rondas de fertilización in vitro sin resultado. En menos de seis meses, 129 quedaron embarazadas, el 30 por ciento de forma espontánea y el resto mediante procesos de fertilización como la in vitro. El éxito promedio fue de 75%.

En el mundo, se estima que alrededor del 15 por ciento de las parejas tienen problemas de fertilidad. Tomando los datos del último censo sobre parejas en edad reproductiva, se trataría de un millón de vínculos.

Uno de los principales desafíos es el costo de las fertilizaciones in vitro. “Se calcula que solo una mujer infértil de cada diez puede acceder al costo del tratamiento y que en general se necesitan tres rondas de fertilizaciones para que el embrión prenda”, explica Gutiérrez.

La entusiasma pensar que el kit permitirá democratizar el acceso a tratamientos de fertilidad de forma no invasiva: “Se puede hacer desde cualquier lugar y porque o bien permite prescindir de las fertilizaciones in vitro o disminuye la cantidad de rondas necesarias para que la persona quede embarazada”.

El próximo paso, sueña, será conseguir fondos para seguir trabajando para que el test sea reembolsable por los seguros médicos, adelanta. Hoy, el kit cuesta unos 400 dólares en Estados Unidos.

Aplicación para otras enfermedades

Para las creadoras de Microgénesis el test podría aplicarse en el futuro como una herramienta más económica y auto administrable para el diagnóstico de la inflamación intestinal, más allá de los problemas de fertilidad.

Agustina Azpiroz y Gabriela Gutiérrez quieren trabajar para que el test sea accesible a todos.

“Cuando falta un microorganismo de la microbiota intestinal, el sistema inmune de la barrera intestinal responde generando estos marcadores, que son capaces de viajar del intestino a cualquier parte del organismo: impacta el ovario, en el endometrio, que es dónde se implanta el embrión, en la tiroides, en la microbiota vaginal”, explica la bióloga molecular.

Todo esto tiene un impacto a nivel reproductivo. “Pero los problemas en la fertilidad son a la vez un síntoma de que algo no está bien. La inflamación intestinal puede traer hipotiroidismo, ovario poliquístico, resistencia a la insulina, endometriosis y falla ovárica”, advierte.

En el corto plazo, afirma la investigadora, Microgénesis planifica desarrollar un test para diagnosticar y tratar a varones, y estudiar los problemas de fertilidad en parejas.

MG

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA