Las tataranietas del creador del Himno que mantienen vivo su legado en el Día de la Patria

Son las tres únicas descendientes de Vicente López y Planes, el creador del Himno Nacional Argentino. Son primas y provienen de distintos linajes del poeta. Son tataranietas y las últimas en la genealogía familiar ya que, aseguran, después se cortará la descendencia directa. Elisa, Gloria y Stella se muestran juntas en la plaza de Olivos, junto…

las-tataranietas-del-creador-del-himno-que-mantienen-vivo-su-legado-en-el-dia-de-la-patria

Son las tres únicas descendientes de Vicente López y Planes, el creador del Himno Nacional Argentino. Son primas y provienen de distintos linajes del poeta. Son tataranietas y las últimas en la genealogía familiar ya que, aseguran, después se cortará la descendencia directa. 

Elisa, Gloria y Stella se muestran juntas en la plaza de Olivos, junto al monumento que recuerda a su ilustre abuelo lejano, y en donde se inauguró una placa conmemorativa. Por sus venas corre la sangre de parte de la historia argentina.

Ellas lo saben. Cada vez que se les pregunta por eso, responden con orgullo patriótico. Los demás las tratan como si fueran la última estrofa del himno nacional. Como si ellas fueran el canto de libertad de los revolucionarios de la Semana de Mayo de 1810.

“Es un reconocimiento increíble de un hombre notable”, dice Elisa López de Bullrich, de 97 años, la tataranieta de más edad. Hoy vive en Recoleta y tiene 5 hijos, 20 nietos y 16 bisnietos. Gloria López de Ezcurra, su prima, de 76, también tiene 5 hijos, 9 nietos y es de Tigre. Las dos acuerdan que son más de 100 los descendientes directos, incluyendo los choznos. Al revés de lo usual, la familia fue creciendo en miembros hacia el presente: Vicente López tuvo sólo un hijo.

Elisa, Gloria y Stella, las tataranietas de Vicente López y Planes que preservan el legado del creador del Himno Nacional Argentino.

“Lo que siempre se transmitió de generación en generación es que tenía un gran amor por el país, y que era tranquilo y prudente”, cuenta Gloria. Quizás por eso, la herencia que recibieron no fue tanto monetaria como sí cultural.

Gloria explica como es la línea familiar que la conecta con el poeta patrio. Habla de su padre bisnieto y sus tíos. Remarca que desde muy chica le enseñaron el pasado ilustre de su familia. “Tenemos recuerdos muy lindos porque nuestros padres eran muy conservadores y muy pendientes de la historia argentina, y nos hicieron sentir muy orgullosos de pertenecer a la familia de Vicente López y Planes”.

En la casa de la familia, Gloria podía jugar con reliquias de la historia argentina. “Cuando eramos muy chicas teníamos guardado en un sótano el escritorio, la pluma y el original del Himno. Lo donamos a la Casa de Gobierno antes del año 55, después pasó al Museo Histórico Nacional, en Parque Lezama”.

Recuerda que su madre, cuya estirpe proviene de los Pueyrredón, la obligaba a que aprenderse de memoria la letra original del himno, que son como 72 estrofas. “Por supuesto que nunca pude hacerlo de memoria, pero me quedaron estrofas muy grabadas”, agrega Gloria. 

Stella, la otra prima, remarca que el reconocimiento a ellas (como tataranietas de Vicente López) empezó hace diez años. “Antes nadie le dio importancia, ni a la familia ni a Vicente López”. Y remarcó que cada vez que escucha el Himno llora. “Me emocionan mucho esas palabras. Vicente López fue un gran hombre. Ojalá tuviéramos más personas como él. Le hacen mucha falta al país en la actualidad”.

Gloria y su prima Elisa sienten orgullo del Himno creado por su tatarabuelo, Vicente López y Planes.

Alejandro Vicente López y Planes nació en 1784, estudió en el Colegio San Carlos (hoy Nacional de Buenos Aires) y obtuvo un doctorado en Leyes en la Universidad de Chuquisaca (Bolivia). Fue Capitán en el Regimiento de Patricios durante las dos Invasiones Inglesas y apoyó a la Primera Junta. Luego fue Presidente Provisorio de las Provincias Unidas del Río de la Plata, y más tarde Gobernador de Buenos Aires. 

A los 30, Vicente López tenía un cuaderno donde anotaba, en detalle, cada nuevo saber. Los temas eran muy variados: política, medicina, botánica y hasta astrología. Elisa todavía conserva esa libreta escrita de puño y letra por su tatarabuelo y también una copia original del Himno.

“Se interesó sobre todo por las enfermedades de los chicos. Hasta participó de la creación de la Academia de Medicina”, dice. Gloria también tiene una copia del Himno. Sin embargo, a la primera de todas le perdieron el rastro. “Cuando lo canto me emociono. Muchas veces me cuesta terminarlo”, dice Gloria.

Aunque artistas como Charly García hayan intentado popularizar la canción patria a través de su música, a ellas no cualquier versión del himno les produce la misma emoción. “Nunca escuchamos que Bob Dylan o Frank Sinatra hayan hecho una versión del de Estados Unidos. Cada cosa tiene su valor y hay que respetarlas sin deformarlas”, señalan.

La mayoría de los documentos está firmado sin el “Planes”, que era el apellido de su mujer. Tanto en el cuaderno, como en las copias del Himno, se lee solo “Vicente López”. “Lo que pasa es que él firmaba así. Recién empezó a usar el apellido de su esposa cuando Vicente Fidel, su hijo, comenzó a tener vida pública, para no opacarlo”, cuenta Elisa. No es un error, entonces, que el Partido se llame así. Se eligió nombrarlo según el uso y costumbre del autor de la canción patria.

SC

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA