Reforma laboral: necesitamos un debate serio y por fuera de la grieta

A partir del anuncio del presidente Alberto Fernández sobre el acuerdo con el FMI, el Gobierno comenzó a instalar la idea de que un aspecto sobresaliente es que no obliga a la Argentina a impulsar una reforma laboral. ¿De verdad vamos a celebrar que evitamos una reforma laboral? No podemos permitirnos asumir como un triunfo…

reforma-laboral:-necesitamos-un-debate-serio-y-por-fuera-de-la-grieta

A partir del anuncio del presidente Alberto Fernández sobre el acuerdo con el FMI, el Gobierno comenzó a instalar la idea de que un aspecto sobresaliente es que no obliga a la Argentina a impulsar una reforma laboral.

¿De verdad vamos a celebrar que evitamos una reforma laboral? No podemos permitirnos asumir como un triunfo un hecho que nos deja anclados en un mundo que ya no existe.

Lo que si debemos evitar es que este debate sea licuado y vaciado de contenido al ingresar en la lógica futbolística de la grieta. Pero a la luz de los acontecimientos, hasta el momento ni de un lado ni del otro, parece haber intención de tratar con responsabilidad un tema crucial para nuestro futuro.

Alberto Fernández anunció un acuerdo con el FMI que “no nos obliga a una reforma laboral”

El desarrollo de la globalización, las nuevas tecnologías y la pandemia modificaron las formas tradicionales de trabajar, generando nuevos formatos laborales. La revolución tecnológica y su consecuente revolución laboral requieren la regulación de estas nuevas modalidades y de trabajadores capacitados y calificados.

Nos encontramos viviendo lo que ha sido denominado la cuarta revolución industrial. Este proceso de desarrollo tecnológico e industrial implica el uso de todos los recursos técnicos y humanos, los cuales desde la pandemia se han acelerado notablemente.

Al respecto he sido claro y contundente cuando dije que el futuro no perdonará a aquellos países que abdiquen del conocimiento y de la tecnología.

Reacción de la oposición: “Juntos por el Cambio considera positivo el acuerdo con el FMI”

El mundo cambia, el trabajo cambia, los trabajadores cambian, será importante que las normas laborales también cambien, claro está, siempre respetando los principios esenciales del derecho laboral, cuidando al trabajador y al empleador al mismo tiempo.

En el marco internacional, la OIT habla de la “naturaleza cambiante de los puestos de trabajo”, ya que el dinamismo del Derecho del trabajo y el avance de las tecnologías hace que, no solo los puestos de trabajo se innoven, sino también, cambien las condiciones de trabajo.

Por eso, lo antes posible las normas laborales se tienen que adaptar a estas transformaciones, ya que, de lo contrario, quedan obsoletas, generando profundos vacíos legales y fallas en el funcionamiento de nuestro sistema productivo.

Claudio Moroni: “No está en agenda una reforma laboral que signifique pérdida de derechos para los trabajadores”

Muchos economistas consideran que las regulaciones del mercado de trabajo frenan la generación de empleo, afectan la competitividad y limitan el crecimiento económico por lo que no se aprovecha enteramente el potencial de la liberalización de otros mercados de factores, bienes y servicio.

En contraste, los laboralistas no entendemos lo mismo, el desempleo y el estancamiento de la producción se caracteriza por los bajos niveles de educación y capacitación en el capital humano y el retroceso que las leyes de trabajo producen en las relaciones laborales.

Un marco legal favorable a la generación de empleo puede estimular el crecimiento económico, regulaciones que favorecen la capacitación, la educación y la formación del capital humano, lo que conlleva a salarios prósperos y de eficiencia cuya única consecuencia es impulsar la productividad.

Emmanuel Álvarez Agis: “Conseguimos un acuerdo que sorprende por lo bueno”. Sin dudas hace falta una reforma laboral, pero por si hubiera algún despistado aclaro que no me refiero a una reforma dictada por el FMI. Tiene que ser producto del trabajo parlamentario en base a la experiencia tanto nacional como internacional y al conocimiento de los especialistas en la materia.

Esperemos que toda la dirigencia política esté a la altura de las circunstancias y se logren los acuerdos necesarios para avanzar por el rumbo que nuestro país necesita.

*Abogado, UBA. Especialista en Empleo y Políticas Públicas

También te puede interesar