Lokillo: “Es bueno que el mundo pueda ver a Colombia a través de FMS”

Cuando Lokillo habla sobre practicar freestyle, no usa la palabra “entrenar”, sino “ensayar”. Y es que el ahora MC colombiano es una rara avis dentro de la escena batallera: siendo un (no tan) completo outsider logró quebrar el mainstream y que todos los focos apuntaran hacia él de inmediato. Y “de inmediato” es de inmediato: con sólo…

lokillo:-“es-bueno-que-el-mundo-pueda-ver-a-colombia-a-traves-de-fms”

Cuando Lokillo habla sobre practicar freestyle, no usa la palabra “entrenar”, sino “ensayar”. Y es que el ahora MC colombiano es una rara avis dentro de la escena batallera: siendo un (no tan) completo outsider logró quebrar el mainstream y que todos los focos apuntaran hacia él de inmediato. Y “de inmediato” es de inmediato: con sólo sesenta segundos y una capacidad de storytelling envidiable.

Múltiple campeón de las competencias de trova de su país (el primer eslabón en la improvisación latinoamericana), Lokillo hizo su carrera en los medios de comunicación como comediante, lo que le dio un nivel de exposición invaluable. No satisfecho con ello, en 2021 decidió, consciente de su talento para la improvisación, expandir sus horizontes hacia las batallas de freestyle.

Así, enmarcó un minuto viral contra Marithea en Red Bull Batalla que le bastó para darle a entender a Urban Roosters que estaba capacitado para integrar el roaster de la Freestyle Master Series de su país. Porque, previo a Batalla, hubo un contacto con los organizadores de la liga: ellos querían que se volcara al jueceo de las once jornadas de la temporada, algo que a Lokillo no le gustó.

“Lo primero que les dije fue que no me sentiría cómodo sentándome ahí once fechas a juzgar a unos muchachos que están con las mismas ganas, el mismo potencial y que son detalles muy pequeños los que los diferencian. (…) Les dije: ‘La única manera de que yo pueda reservarles esa cantidad de fechas en un año es yendo a participar’, comenta en diálogo con Clarín.

“>http://

¿Cómo es que se da tu pasaje de la trova a las batallas de freestyle?

Mis inicios como artista en Colombia fueron a través de la trova, que es improvisación en otro formato de repentismo. Empecé de muy niño ganando campeonatos infantiles, luego juveniles y en categoría mayor fue donde gané bastantes competencias. Eso me llevó a trabajar en los medios de comunicación, por lo que dejé de competir para concentrarme en lo que era radio y televisión acá en Colombia.

Llevo una carrera de comediante, espectáculos y proyectos televisivos y radiales hace años. Nunca dejé de improvisar, siempre lo seguí haciendo de manera deportiva, ensayando con mis amigos improvisadores. Hace rato vengo con el proyecto de poder improvisar en todas las modalidades posibles. Acá en Colombia hay muchas.

Estoy muy inquieto por poder hacer todos estos estilos de improvisación y hace unos años empecé a escuchar mucho rap con intensidad, a conocer gente del rap y de las batallas. Siempre había estado la inquietud de mis seguidores de qué pasaría si yo me animara a hacer freestyle. Venía escuchando muchísimas batallas y practicando con mis amigos hasta que me animé a dar ese paso.

Una vez dentro, ¿qué le encontraste de atractivo a la escena de las batallas?

Para mí es encontrarme con un público nuevo. Es una manera diferente, un reto diferente. A través de mi carrera siempre me han motivado los retos y poder hacer cosas diferentes. Creo que no todos los comediantes del mundo se pueden dar el gusto y el orgullo de decir que han tenido una carreta tanto como trovador y como freestyler de forma paralela a la comedia.

Yo creo que esos retos son bien interesantes. Me seduce un montón lo apasionados que son los freestylers. Obviamente, vengo de otros, por así decirlo, universos de la improvisación; de otro estilo de confrontar, de competir. Será algo a lo que me tendré que ir adaptando o imponer mi estilo: una de dos. Me gusta mucho la pasión que se genera alrededor de las batallas de freestyle.

Desde que se dio tu aparición, se habló mucho sobre que le trajiste un aire fresco al circuito. ¿Pensás que es cierto?

De pronto la gente venía acostumbrada a cierto tipo de tono en las batallas. Pocos freestylers se salen del mismo tono: agresividad, respuestas contundentes y, en algunas casos, ataques personales. Yo sueno diferente. Es como cuando con un gringo nos estamos entendiendo, pero hay algo diferente que es agradable porque sabes que lo está haciendo bien pero no como lo hacemos nosotros, ¿entiendes?

Yo creo que eso genera algo simpático: la gente ve que yo puedo improvisar pero no alcanzan a entender por qué no lo hago como lo hacen todos. Sueno diferente y eso genera expectativa. Todo eso se junta y genera que la gente sienta que le estoy dando un aire fresco al tema. Más allá de refrescar o de renovar, es, simplemente, mostrarle al mundo otra manera de hacer esto.

¿Cómo se da tu llegada a la FMS de Colombia?

Me contactan desde Urban Roosters para ser juez. Sabían de mi recorrido como improvisador y, tal vez, creían que por ser un personaje público podía tener la credibilidad para aportar lo que fuese necesario. Lo primero que les dije fue que no me sentiría cómodo sentándome ahí once fechas a juzgar a unos muchachos que están con las mismas ganas, el mismo potencial y que son detalles muy pequeños los que los diferencian.

No sería fácil para mí, entre otras cosas, porque mi agenda es bien compleja por todos los compromisos que tengo y mis giras. No lo veía factible, pero de la nada y por pura emoción… en un impulso de lo que me despierta y apasiona el freestyle, les dije: “La única manera de que yo pueda reservarles esa cantidad de fechas en un año es yendo a participar”.

Yo no iría con el compromiso de ir a juzgar a muchachos (que ni siquiera lo podría disfrutar porque un juez está puntuando y puntuando y no como el resto de nosotros: disfrutando una batalla), entonces dije: “No, no me veo en eso. Me la disfrutaría más (o la sufriría) si voy y participo”.

Eso les sonó muy curioso porque no se lo esperaban. Después llegaron las audiciones de Red Bull y, como ya venía con la idea de estar en FMS (aunque parecía lejano porque ellos veían con miedo la reacción del público) a pesar de que mis cartas no hablaban por mí en la escena, dije: “¡Tá! Participo en la Red Bull y me pruebo a mí mismo a ver qué tan mal o qué tan bien me puede ir”.

Siento que mal no me fue: dejamos un minuto del que mucha gente ha hablado y contra la campeona y una de las mejores del mundo. Cuando se volvió a retomar el tema de FMS ya tenía como antecedente mi participación en Red Bull y eso como que acabó de aclarar un montón de dudas y se animaron a hacerme la invitación.

” target=”_blank” href=”http://“>http://

Antes de seguir con Colombia, vayamos a tu primera toma de contacto: tu exhibición contra Blaximental en la liga de Perú. ¿Cómo te viste?

Con muchos nervios. Volví a sentir el susto que sentía cuando competía en la trova. Eso es lo que venía buscando. Yo logré lo que logré en mi carrera, en mi país y en otros donde conocen mi trabajo gracias a ese susto que me producían los nuevos retos y ver si soy o no soy capaz de afrontar un tema tan serio.

Volví a sentir ese susto, esa adrenalina, esa inseguridad de si lo vas a hacer bien o no, en qué momento vas a fallar, en qué momento vas a clavar una muy buena… la verdad es que estaba muy nervioso. Sólo ver a Jaze y Vijay antes de la nuestra fue como… volteé y le dije a Blaximental: “¿Qué? ¿Vamos a salir nosotros ya, marica? Esos manes pusieron la vara muy alta”.

Y, sin embargo, salimos y la gente con nosotros estuvo muy arriba. Muchos nervios, mucha emoción. Fui de menos a más. Cuando lo he ensayado lo me ha ido mejor de como lo hice en el escenario, pero poco a poco fui calentando y, a medida que avanzaban los minutos, sentía la necesidad de incrementar el nivel y, bueno, fui llevándolo hasta donde pude; un poco más de lo que di al inicio.

Creo que al final se notó que estaba dando un poco más. Fue una oportunidad muy grande que tuve de hacer una batalla antes de FMS Colombia para poder ver qué tengo bien y qué está flojo. Para mí fue una oportunidad de oro para poder llegar a la de Colombia con todos los poderes.

El formato de FMS propone una primera parte con distintas estímulos (palabras, temáticas) y una segunda con pasajes libres. ¿Dónde te sentiste mejor?

Yo soy repentista nato. Me lo han dicho la mayoría de los freestylers y la gente ya lo habrá notado en mis presentaciones: yo empiezo a construir a partir de la última palabra que me dice mi rival. En este momento lo que más me fortalecen son los minutos libres porque es mi naturaleza como trovador: estar ahí escuchando tu minuto de ataque para, sobre eso, empezar a construir.

Lo que es más nuevo son los rounds con los estímulos y sigo trabajando para mejorar en eso. Por escuchar a los freestylers, creo que en lo que más cómodos se sienten es en las partes de estímulos y eso me da moral, porque si yo logro, en este tiempo, dominar la parte de las palabras, no necesito más: la parte “difícil” para los freestylers yo ya la tengo muy fortalecida.

En la escena están consolidados varios personajes (Aczino, el diablo; Chuty, Dios; Mister Ego, el villano). ¿Sentís que vos partís con cierta ventaja por tener el tuyo ya delineado?

Indiscutiblemente, mi fortaleza artística va a ser mi piedra en el camino. Soy comediante y no estuve toda la vida en la escena del freestyle. Eso es lo que, cada vez que me suba a una batalla, me van a repentir, lo que me van a decir. Yo ya entro con un personaje a la escena. ¿Cuál? El comediante. Y, por más que yo me esfuerce en hacerlo muy bien rapeando, siempre me van a ver como el comediante.

No me molesta. Llevo muchos años siendo importante en esa industria y no tengo porqué avergonzarme o echar pa’trás esta carrera tan linda que construí. Ahora voy a poner eso al servicio del freestyle y lo dejé ver en Perú: hubo más chispazos de humor, más de comedia. Y si yo soy el que hace a la gente no sólo hacer “uhhh”, sino también “uhhh, jajaja”, pues yo estoy feliz: doble onomatopeya.

Su primera batalla oficial fue con Marithea en Red Bull Batalla.

Al término de tu batalla contra Blaximental dijiste que el mundo tenía que fijarse en el freestyle de tu país. ¿Cómo ves la lista de participantes en FMS Colombia?

Yo creo que esta oportunidad se necesitaba hace rato. En Colombia hemos tenido un montón de MCs muy buenos que, incluso, han ido a representar a nuestro país en algunas competencias en Perú, en México y han destacado.

No han tenido todo el foco que han tenido Valles T, Marithea… pero creo que esta va a ser la oportunidad para que el mundo vea a un Filósofo en su mejor momento, a un Airon fantástico, a un RBN que se gana todo en las plazas siendo muy contundente; los que son fans de Carpediem no han visto en un formato largo todo lo que puede hacer con sus métricas…

Yo creo que eso, junto al sabor que traen los venezolanos, vamos a tener una liga muy agradable y con estilos muy diferentes. En España, Argentina o Chile, incluso México, no alcanzamos a ver tanta diferencia entre un estilo y otro: la mayoría van muy marcados por el mismo estilo salvo algunos que ya se salen porque están muy consolidados como personajes.

Aquí vamos a encontrar el acento venezolano, el costeño, otros de Bogotá, los paisas… ese estilo de improvisar es muy diferente. Acá hay muy buen nivel y es bueno que ya, por fin, el mundo pueda ver esto a través de FMS.

Lokillo tuvo su primera toma de contacto con FMS en su batalla de exhibición ante Blaximental.

Y, particularmente, ¿vos cómo te ves?

El proceso que, para todos los muchachos, fue de años, a mí me toca hacerlo en días, en meses. No en vano la gente ha visto que, de mi primera audición a lo que fue mi participación en Red Bull se notó un cambio importante; y de mi participación en Red Bull a lo que fue mi participación en FMS también notaron nuevas cosas. Yo sigo dándole muy duro para ir mejorando y poder dar la talla.

Me siento tranquilo, contento: yo soy un ganador porque estoy en la liga más importante y llevo meses haciendo freestyle. Algo estamos haciendo que está llamando la atención. Algo que va más allá de quién soy yo fuera del freestyle, porque la gente que está haciendo videorreacciones no dice: “¡Ah, bueno, ahora miremos el video de Rastacuando o videos de Lokillo en la televisión”.

Están reaccionando a lo que hice en Perú y eso es todo. Entonces, estoy tranquilo, estoy contento. Sé que puedo aportarle algo diferente a la liga. Sé que voy a dar de qué hablar y que va a haber minutos virales por ahí… y que Dios me agarre confesado porque yo sé que me van a atacar con lo mismo todos, pero ahí algo haremos (entre risas).

¿A qué aspirás? ¿A salir campeón, a dar un buen papel o a, simplemente, divertirte?

A ganar las batallas que más pueda. Sería muy presumido o absurdo pensar que estoy preparado para ser el campeón de una liga a la cual sigo adaptándome. Tampoco sería tan pesimista como para decirte que “Ah, no, yo me siento que, por el nivel de todos, yo soy el que voy a descender”.

Si algo he entendido después de ver batallas es que esto sigue siendo improvisación y que la improvisación siempre va a depender de tu estado anímico, de qué tan concentrado estás ese día y qué tan emocionado estás. (Hasta a) Los mejores les llega un día en el que no están conectados y se dan muchas sorpresas en el freestyle.

Es increíble cómo de impredecible es. Hay algunos personajes muy marcados a nivel mundial que están en otro nivel, pero, del resto, el 90% de los freestylers, hoy gana uno y mañana gana el otro. Mientras yo esté concentrado y siga enfocado en lo que quiera hacer, voy a ganar batallas. Sé que voy a ganar batallas y que voy a estar en una posición agradable.

Pongamos un caso hipotético de que llegás a la FMS Internacional. ¿Contra qué competidores argentinos te gustaría enfrentarte?

¡Contra ninguno! ¡Esos manes rapean mucho! Son muy buenos, muy cancheros. Imaginate enfrentarse con Papo, que lleva el 50% de la batalla ganada sólo por su presencia. Sería muy interesante porque presiento que no me quiere mucho: le he visto un par de reacciones como todo rudo… pero supongo que estará sosteniendo su personaje; el día que me conozca me va a llenar a besos, yo lo sé (entre risas).

El primer argentino que me manifestó su cariño fue Mecha; me gustaría enfrentarme con él porque ya hay un man que me tiró buena onda, buena vibra, y es de los mejores: soy fan de él, es un demoledor y está en un nivel muy alto. Pero todos allá todos tienen un nivel muy alto. MP… qué cosa tan fantástica… por eso te digo que no me quiero enfrentar a ninguno. Son muy buenos todos.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA