Creada hace 7 meses, una startup argentina ya logró recaudar US$ 45 millones

Fundada hace nada más que 7 meses, una startup argentina que provee tecnologías de medios de pagos a empresas, tarjetas y fintechs, anunció que recaudó US$ 35 millones de distintos fondos de inversión, entre ellos Tiger Global, monashees, Index Ventures y Sequoia. Se trata de Pomelo, una firma creada por ex ejecutivos de Naranja X,…

creada-hace-7-meses,-una-startup-argentina-ya-logro-recaudar-us$-45-millones

Fundada hace nada más que 7 meses, una startup argentina que provee tecnologías de medios de pagos a empresas, tarjetas y fintechs, anunció que recaudó US$ 35 millones de distintos fondos de inversión, entre ellos Tiger Global, monashees, Index Ventures y Sequoia. Se trata de Pomelo, una firma creada por ex ejecutivos de Naranja X, Mercado Pago y Mastercard, que ya tiene oficinas en Buenos Aires, San Pablo y Ciudad de México y que prevén llegar a Chile y Colombia.

“El objetivo de esta nueva ronda de inversión es acelerar el desarrollo del producto y los planes de expansión”, dijo a Clarín Gastón Irigoyen, CEO y cofundador de la tecnológica junto con Juan Fantoni y Hernán Corral. El despegue de Pomelo es notable. Hace tan solo cinco meses, la joven compañía había levantado otros US$ 10 millones, en lo que fue “una de las rondas de capital semilla más grandes de la historia de América Latina”.

La firma vende tecnologías para que cualquier empresa pueda ofrecer a sus clientes, como una fintech, cuentas virtuales, tarjetas prepagas y servicios financieros. “En América Latina -remarca Irigoyen- la infraestructura está completamente obsoleta y altamente fragmentada. Cada país tiene su regulación, sus particularidades y, sobre todo, los proveedores tradicionales ofrecen tecnología anticuada a precios ridículos“.

Los 3 socios acreditan una larga trayectoria en la industria de las finanzas digitales. Eso facilitó, por un lado, el armado de un plan de negocios novedoso. Por otro, la posibilidad de reclutar talentos con experiencia. A la fecha, ya incorporó 100 empleados provenientes de Mercado Pago, Amazon Payments, Mastercard, la brasileña Nubank y el unicornio uruguayo D-Local, entre otras. El plan es cerrar el año con una plantilla de 250.

“Sabemos por experiencia que construir una fintech, y particularmente emitir tarjetas en la región, es una verdadera pesadilla. Se necesitan entre 12 y 18 meses para lanzar una prepaga simple y, lamentablemente, las empresas tienen que pasar por la dolorosa experiencia de repetir el proceso en todos los mercados en los que operan”, recita Irigoyen.

La hoja de ruta es facilitar la digitalización de los medios de pago y permitir que “cualquier empresa pueda ser una fintech”, señaló el empresario. Según dijo, en Latinoamérica, en la región hay 1.000 millones de tarjetas, que procesan US$ 900 mil millones anuales, pero “el 95% de ellas todavía son procesadas por actores del sistema financiero tradicional”, dice Irigoyen. Esto sin computar la persistencia del cash como medio de pago predilecto.

De cualquier modo, no deja de sorprender la capacidad de la compañía para recibir financiamiento de los capitales de riesgo. Eso a pesar del boom de inversiones en la región y que permitió a muchas startups argentinas convertirse en unicornios, porque tienen un valor de mercado de US$ 1.000 millones.

Eso ocurrió con Tiendanube, una plataforma de comercio electrónico, que cerró en agosto pasado una ronda récord de US$ 500 millones y fue valuada en US$ 3.100 millones. Días antes, Ualá, la fintech creada por Pierpaolo Barbieri, logró recaudar US$ 350 millones de inversores privados, que la cotizaron en US$ 2.450 millones.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA