Gimnasia y Tiro deberá luchar en una fortaleza dura como el acero

20 DE Febrero 2021 – 02:03 Altos Hornos Zapla, el rival de mañana del albo en la primera de dos finales por el ascenso al Federal A, se volvió “imbatible” en el estadio Emilio Fabrizzi, allí donde al equipo salteño siempre le costó ganar.  Gimnasia y Tiro está a dos pasos del ascenso al torneo Federal A,…

gimnasia-y-tiro-debera-luchar-en-una-fortaleza-dura-como-el-acero

20 DE Febrero 2021 – 02:03
Altos Hornos Zapla, el rival de mañana del albo en la primera de dos finales por el ascenso al Federal A, se volvió “imbatible” en el estadio Emilio Fabrizzi, allí donde al equipo salteño siempre le costó ganar. 

Gimnasia y Tiro está a dos pasos del ascenso al torneo Federal A, del regreso a aquella tercera categoría de la que según muchos hinchas y eruditos del fútbol el albo no debía haber salido, y que perdió hace casi dos años. 

La pandemia golpeó al fútbol en general, al castigado y sacrificado torneo Regional Amateur en particular, con el parate más largo, y atentó contra esa espera del club de la Vicente López por retornar a un plano mayor.

Solo dos pasos para la gloria le quedan por transitar al millonario salteño. Parece fácil a la distancia y al enunciarlo, pero se trata de una empresa complicadísima en la que, para llegar a esa preciada finalísima (ante el vencedor de la llave final de la Región Litoral-Norte entre Deportivo Fontana de Chaco y Victoria de Curuzú Cuatiá, de Corrientes), los dirigidos por el DT Sergio Maza deben superar, tal vez, al escollo más difícil que se le presentó hasta el momento, ya que se verá las caras con el mejor equipo de los 12 que conformaron la Región Norte, Altos Hornos Zapla: el que más puntos obtuvo en la tabla general del actual Regional Amateur “express”, el que goza de más goles a favor (junto a su reciente eliminado Talleres de Perico, 12 en total), al segundo que menos le convirtieron (solo 7 tantos en 7 partidos) y al único invicto, que no perdió ningún partido en condición de visitante, y que sobre todo es infranqueable en su propia casa, el estadio “Emilio Fabrizzi”, en Palpalá, allí donde los conducidos por Salvador Ragusa construyeron una fortaleza a prueba de balas.

Allí, a la ciudad del acero, deberá viajar Gimnasia para buscar el ansiado pasaporte a la final por el ascenso, una cancha donde nunca le fue fácil ganar. 

De acuerdo a los últimos antecedentes en aquel fatídico Federal A que decretó el descenso de Gimnasia, los salteños cayeron por 1 a 0 en sendas oportunidades en la temporada 2018/2019, las últimas veces en las que se vieron albos y merengues las caras en forma oficial. 

Claro que el contexto por aquellos tiempos era otro y la coyuntura actual muestra a un Gimnasia que supo aflorar muestras de carácter, no solo para vencer en condición de visita a San Antonio y a Deportivo La Merced para asegurar su clasificación en la fase regular, sino que también mostró firmeza en un suelo hostil como lo es La Banda del Río Salí, en Tucumán, para eliminar por penales a Atlético Concepción, que venía siendo un karma para el millonario en aquellos traumáticos Argentinos B.

En el actual torneo, Zapla cosechó dos victorias (ante Talleres y Atlético Cuyaya) y dos empates (frente a El Carmen y el mismo expreso, al que vulneró por penales).

El albo le pondrá el pecho mañana -a las 17.10- al Fabrizzi y a los antecedentes con: Abraham; Chaves, Núñez, Benítez y Villa; Ceratto, Iturrieta, Barrionuevo y Villarreal; Perillo y Chiocarello.

 

 

Deja un comentario