Google les pagará a los medios de Australia por el uso de contenido periodístico

Los gigantes de la web pagarán a las empresas de prensa de Australia por el uso de contenidos, si se cierra el acuerdo que impulsa el Gobierno y que llevaría a Google y Facebook a desembolsar una compensación millonaria. De plasmarse, sería la primera vez que las grandes tecnológicas de la web acuerdan pagar a…

google-les-pagara-a-los-medios-de-australia-por-el-uso-de-contenido-periodistico

Los gigantes de la web pagarán a las empresas de prensa de Australia por el uso de contenidos, si se cierra el acuerdo que impulsa el Gobierno y que llevaría a Google y Facebook a desembolsar una compensación millonaria.

De plasmarse, sería la primera vez que las grandes tecnológicas de la web acuerdan pagar a los periódicos y periodistas por las noticias que escriben y publican online.

Esas publicaciones generan un tráfico de ingresos publicitarios para las arcas de esos gigantes del espacio virtual, que ahora debería repartirse en Australia. Un acuerdo que seguramente tendrá implicancias mundiales.

Google y Facebook están muy cerca de un acuerdo con los medios australianos, que durante meses estuvieron pidiendo obtener una remuneración por el uso de sus contenidos que hacen los grandes jugadores digitales.

Se habla de una indemnización que podría ascender a cientos de millones de dólares al año, según estimaciones de los principales grupos editoriales australianos, News Corp y Nine Entertainment Oxígeno para las cajas recaudadoras de un sector en problemas financieros, desde incluso antes de la pandemia, y desde luego un cambio de paradigma para el ámbito digital.

Se trata de un tsunami que, por un lado, agotó las fuentes de apoyo de los medios tradicionales y, por otro lado, desvió la mayor parte de los ingresos resultantes de la publicidad hacia las grandes plataformas que impulsan el tráfico de contenidos.

Apoyo del Gobierno australiano

Scott Morrison, primer ministro australiano., Foto Reuters

​El acuerdo es fuertemente recomendado por el gobierno australiano, que está estudiando un código de conducta vinculante para las redes sociales capaz de proteger los medios tradicionales En Australia ya se cerraron decenas de periódicos y cientos de periodistas fueron despedidos, pero el gobierno tomó la batalla por su cuenta para evitar que los gigantes de Internet devoren el mundo de la información por completo.

La iniciativa al principio causó revuelo y ofuscaciones en los gigantes tecnológicos, que han llegado a amenazar con salir de Australia, como Google. Pero, ahora estaría cerca de un compromiso que “transformaría el panorama de los medios australianos“, según el secretario del Tesoro de ese país, Josh Frydenberg.

Las conversaciones con el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg y con el de Google, Sundar Pichai, han logrado “grandes progreso durante el fin de semana“, anunció el funcionario.

El código de conducta vinculante redactado por el gobierno australiano permite que Google y Facebook negocien una tarifa por cada medio para compartir su contenido. Si no se encuentra acuerdo, habría una solución a través de un arbitraje.

Europa lo sigue de cerca

La comunidad europea ya aplicó sanciones a Facebook. Foto AFP

Un mecanismo -sería el primero en el mundo en este campo- que también se observa con interés en Europa. La directiva sobre derechos de autor de 2019 ya previó una forma de compensación para los medios por parte de los grandes nombres en Silicon Valley, pero todavía aparece como un arma demasiado débil para varios eurodiputados.

Ahora también en Bruselas hay quienes quisieran obligar a las grandes tecnologías a pagar por las noticias que publican, modificando las normas propuestas por la Comisión Europea para regular los servicios digitales.

Todo comenzó en Australia, tras las recomendaciones de la Comisión Australiana de Competencia y Consumo plasmadas en diciembre de 2019 en un informe sobre el impacto de los buscadores y las redes sociales en el mercado publicitario y de los medios.

El informe destaca que las plataformas digitales en Australia concentraban el 51 por ciento del gasto publicitario en 2017 tras doblar su participación en los cinco años anteriores a costa de las publicaciones impresas, que en el mismo periodo pasaron del 33 al 12 por ciento del gasto.

Facebook, la red social más popular en Australia, dispone de 17 millones de usuarios mensuales en el país, el 68 por ciento de su población, mientras que Instagram, la segunda con más seguidores y propiedad de Facebook, tiene 11 millones más.

Google acumuló en 2017 el 90 por ciento del tráfico de búsqueda desde ordenadores en Australia y el 98 por ciento desde teléfonos móviles.

SL

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario