Cómo armar una canasta de 30 productos para no pagar de más

Los aumentos que registran los productos de consumo masivo, que crecen a un ritmo mayor que el nivel general de la inflación (42,3% interanual hasta enero versus 38,5%, según el INDEC), están haciendo implementar a los consumidores nuevas estrategias a la hora de comprar. Una de ellas es la posibilidad de optar por las versiones más…

como-armar-una-canasta-de-30-productos-para-no-pagar-de-mas

Los aumentos que registran los productos de consumo masivo, que crecen a un ritmo mayor que el nivel general de la inflación (42,3% interanual hasta enero versus 38,5%, según el INDEC), están haciendo implementar a los consumidores nuevas estrategias a la hora de comprar.

Una de ellas es la posibilidad de optar por las versiones más económicas del mercado. Según un ejercicio hecho por Clarín, si se selecciona una canasta de 30 productos básicos en las versiones más económicas del programa Precios Cuidados se puede llegar a un ahorro del 20% al 80% en el costo de cada producto, impactando así en una reducción considerable del ticket final.

En este caso, los productos elegidos son los esenciales en el uso hogareño como aceite, arroz, café, yerba, azúcar, fideos, huevos, galletitas, en el caso de los alimentos, o jabón de tocador, pasta de dientes o champú en productos de higiene y limpieza.

Si bien entre los productos elegidos hay muchas primeras marcas lo cierto es que por estar listados en el programa oficial tienen valores estimativamente un 30% más bajos respecto de otros del mercado.

v 1.5

30 productos en los que se puede ahorrar



Deslizá para explorar los datos



Fuente: elaboración propia sobre la base de Precios Cuidados
Infografía: Clarín

Pero, en algunos casos, los porcentajes de diferencia entre los precios elegidos con otros productos existentes en el mercados son mayores. Por ejemplo la gaseosa cola elegida es un 80% más barata que la de una primera marca.

En el caso de las galletitas saladas y de los aceites, las diferencias superan el 50%. En yerbas y mantecas, la brecha puede ser del 40% y se va achicando en el caso de los paquetes de azúcar (19%) y de la leche (19%). Y más aún, en las harinas (15%).

La posibilidad de achicar el gasto mensual de la canasta coincide con la aceptación del programa de Precios Cuidados por parte de los consumidores. Según la consultora Nielsen -que monitorea el consumo masivo- el programa duplicó su representatividad en el total de las ventas.

Actualmente representa cerca de un 6% de la facturación de las categorías incluidas, mientras que la versión de la gestión anterior era del 3%. Y, en la categoría de Alimentos la representatividad es mayor que la media.

Acerca de la necesidad de los consumidores de achicar el gasto en las góndolas, el analista Damian Di Pace, de la consultora Focus Market, señala: “El ingreso de los argentinos tuvo pérdidas en muchos casos. Sobre todo, para los monotributistas y autónomos por el menor nivel de actividad y en el caso de los trabajadores, la inflación erosiona el poder adquisitivo del salario”, explica.

“Por eso, la búsqueda de sustitutos adaptando sus consumos a un presupuesto cada vez más acotado lleva a que el gasto ya no logre hábito sino adaptación permanente. Es decir se compra aquello que se puede y no lo que se quiere”, señaló.

NE

AQ​

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario