“Lo de Ford en Brasil es una advertencia para todos”, dijo el CEO de la alianza Fiat-Peugeot

En la nueva alianza a nivel mundial entre las automotrices Peugeot y Fiat Chrysler miran sus negocios dentro de América Latina con extrema cautela. Así lo dio a entender Carlos Tavares, el ejecutivo portugués que es CEO de la flamante alianza, bautizada Stellantis. Tavares dijo que el cierre de las fábricas de su competidora Ford…

“Lo de Ford en Brasil es una advertencia para todos”, dijo el CEO de la alianza Fiat-Peugeot
curiosidades cientificas Noticias y datos curiosos del mundo

En la nueva alianza a nivel mundial entre las automotrices Peugeot y Fiat Chrysler miran sus negocios dentro de América Latina con extrema cautela. Así lo dio a entender Carlos Tavares, el ejecutivo portugués que es CEO de la flamante alianza, bautizada Stellantis. Tavares dijo que el cierre de las fábricas de su competidora Ford en Brasil “es una advertencia” para las demás automotrices. Y planteó que el “exceso” de capacidad instalada de las automotrices en la región “es una pregunta que hay que hacer a los gobiernos y no a los fabricantes, ya que hay un momento en que uno acumula exigencias, reglamentos, aranceles y ya no se puede más“.

Pese al fuerte aviso, el ejecutivo descartó que vayan a cerrar fábricas en América Latina en el corto plazo, tal como lo anunció Ford la semana pasada para para sus tres fábricas de Brasil. “Ahora mismo no es un problema, no estamos en esa situación” dijo Tavares este martes, durante la presentación mundial de la alianza Stellantis, vía Internet.

La fusión entre FCA Fiat Chrysler y Groupe Peugeot dio lugar a la cuarta automotriz a nivel mundial y requirió casi un año y medio de negociaciones. Involucra un total de 14 marcas, con presencia comercial y productiva en cuatro continentes, y según señaló Tavares, dio origen a una empresa con un valor de mercado de 25.000 millones de euros.

Fiat, Peugeot, Citroën, Jeep, Opel, Alfa Romeo, Chrysler, Dodge y Maserati son algunas de las 14 marcas, que en 2019 vendieron en conjunto ocho millones de unidades y representaron 9% del mercado automotor global.

Stellantis constituyó su casa matriz en Amsterdam, Holanda. Foto AP

A lo largo de una conferencia de prensa que se extendió casi dos horas, Tavares dijo en más de una ocasión que la alianza Stellantis es un “escudo” para evitar despidos. “La fusión es un escudo fantástico”, dijo el ejecutivo. “Nos permite asegurar la posibilidad de tener productos a precios accesibles y evitar problemas sociales. Aquella situación dramática hubiera sido una eventualidad si la fusión no se hubiera realizado”, agregó.

Sin embargo, cuando se lo consultó sobre las fábricas que FCA y Peugeot-Citroën tienen en América Latina, el optimismo inicial dio paso a un tono mucho más escéptico.

-¿Dado el exceso de capacidad de las plantas de Brasil y Argentina, Stellantis va a cerrar plantas en la región? -se le preguntó.

-Sobre el exceso de capacidades, como ya hemos visto, hay un fabricante de automóviles (por Ford) que ha anunciado que cerrarán plantas en Brasil. Yo diría que es más bien una pregunta que hay que hacer a los gobiernos y no tanto a los fabricantes. Hay un momento en el que uno va a acumulando todas las exigencias, todas las normativas, todos los aranceles. Y llega un momento en que ya no se puede más.

Prosiguió: “Hasta ahora los dos equipos han hecho un trabajo fantástico en América Latina, que hoy representa un 17% de cuota de mercado. Hemos podido ser más competitivos que nuestros pares, pudimos encontrar valor para nuestros accionistas, con una presencia que crea puestos de trabajo. Pero llega un momento en que tenemos que darnos cuenta que hay límites a los vientos contrarios que uno no puede capear, que vienen de factores exteriores. Eso es algo que nos puede conducir a decisiones muy difíciles, como las que hemos visto la semana pasada“.

Pese a la advertencia, Tavares dijo que en el corto plazo no hay planes de reducciones en las fábricas de Stellantis en la región. “Ahora mismo, ésto no es un problema, no estamos en esa situación. Por suerte vamos a seguir mejorando nuestras operaciones, vamos a seguir asegurándonos de que Latinoamérica tenga la suficiente autonomía, para realizar la fabricación e ingeniería de los productos para atender a nuestros clientes de la región. Pero lo que sucedió la semana pasada también es un alerta, que nos hace ver que hay límites”.

El ejecutivo no hizo alusión a un país en particular dentro de la región, si bien los destinatarios concretos son los gobiernos de Jair Bolsonaro y Alberto Fernández, ya que son los únicos países de la región donde las dos automotrices tienen fábricas instaladas. “¿Las regiones quieren una industria del automóvil, sí o no?”, preguntó Tavares. “Nosotros trabajamos mucho, pero llega un momento en que los vientos contrarios son demasiado fuertes. Nuestros equipos han demostrado una gran resiliencia, un gran nivel de pericia. Pero uno no sabe qué va a ocurrir en el futuro, toda empresa tiene sus límites“.

En la Argentina, las dos automotrices son jugadores parejos, tanto en la capacidad instalada de sus fábricas como en la cuota de mercado. Fiat tiene su fábrica en Córdoba y la planta de PSA Peugeot Citroën está en El Palomar.

Puertas adentro de las dos automotrices, este martes no mostraban mayor impacto por las declaraciones Tavares, quien pasó de ser CEO del grupo Peugeot a encabezar toda la alianza.

“Estamos esperando que nos den bandera de salida para comenzar a conversar con nuestros colegas de la otra empresa. Hay mucho margen para armar propuestas interesantes, tanto para el mercado interno como sobre todo para exportación“, dijeron en una de las dos empresas, que por el momento se siguen manejando por separado.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario