Calefacción en los hogares: ¿aire acondicionado frío-calor o estufa a gas?

En sintonía con lo que sucede en otros países del mundo, en la Argentina, los sistemas de calefacción en las casas provienen cada vez más de fuentes eléctricas en reemplazo de los tradicionales equipos a gas. Algo no muy difícil de creer cuando se reciben las facturas de luz. Sin embargo, cambiar una estufa  por un equipo de aire acondicionado frío-calor no siempre…

Calefacción en los hogares: ¿aire acondicionado frío-calor o estufa a gas?

En sintonía con lo que sucede en otros países del mundo, en la Argentina, los sistemas de calefacción en las casas provienen cada vez más de fuentes eléctricas en reemplazo de los tradicionales equipos a gas. Algo no muy difícil de creer cuando se reciben las facturas de luz. Sin embargo, cambiar una estufa  por un equipo de aire acondicionado frío-calor no siempre implica un mayor ahorro o una mayor eficiencia energética.

Un relevamiento de la empresa Wabee Smart Energy sobre los productos de calefacción de las principales cadenas de comercio minorista del país mostró que entre 2017 y 2020 se redujo un 67% la oferta de calefacción a gas. Los equipos de fuentes eléctricas, por su parte, representan al 74% de los productos, un crecimiento de 24 puntos porcentuales respecto de hace tres años. Además, una abrumadora mayoría de los productos de calefacción (88%) aún no informan su eficiencia energética o son de muy alto consumo.

Eficiencia energética

Del total de la oferta de las propuestas que se sustentan en el suministro eléctrico, el 20% corresponde a los aires acondicionados split frío-calor. El relevamiento muestra que siete de cada diez de estos equipos informan su eficiencia de consumo energético en ambas modalidades y que únicamente el 17% de las propuestas al público cumple con las normas de eficiencia energética “A” (la más alta)  tanto en frío como en calor.

Mirá también

“Cambiar un equipo a gas por un aire acondicionado frío-calor no es sinónimo de ahorro o mayor sustentabilidad. Sucede que el 54% de los equipos que ofrecen eficiencia energética “A” en la modalidad frío explicitan que el nivel de consumo en la modalidad calor es mayor, cayendo a las categorías B y C de la misma escala”, explica Claudio Figuerola, CEO de Wabee Smart Energy, la empresa argentina creadora de una solución de Internet de las cosas para el monitoreo del consumo eléctrico en tiempo real.

Según el relevamiento, de este último grupo de equipos, 82% de ellos confirman que la eficiencia en frío es  “A” pero que en la modalidad de calefacción el rendimiento es mucho menor o no informado. La cifra es más alentadora que en 2017, cuando el 61% de los aires acondicionados cumplía con esta característica. El cambio se debe a que en los últimos tres años aumentó la cantidad de equipos con eficiencia “B” en la modalidad calor.

aire acondicionado frío calor

“Las personas deben tener presente que, más allá de que se mantengan las tarifas, el confinamiento sanitario al que estamos expuestos la mayoría de los argentinos puede motivar a que se incremente de forma notable el consumo de calefacción en un invierno como este, con lo cual los importes de las facturas de luz podrían aumentar, más si el reemplazo de sistemas de calefacción hecho en estos años migró hacia dispositivos con fuentes de energía eléctrica que no cumplen con parámetros de eficiencia”, afirma Figuerola.

El relevamiento se realizó entre junio y julio sobre la base de la oferta disponible en los portales de internet de dos de las principales cadenas de electrodomésticos del país. Se relevaron 156 equipos de calefacción en total, correspondientes a las categorías “gas”, “eléctrica” y “combustión a leña”.

NE

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA