Cuatro atletas que saben de desafíos y buscan la gloria

19 DE Agosto 2019 – 02:17 Daniel Copa, Pablo Molina, Carlos Carrizo y Marío Medina padecen distintos tipos de discapacidades, pero nunca se rindieron y están listos para representar a la Argentina en los Juegos Parapanamericanos. Después de los Juegos Panamericanos Lima entró en un receso deportivo hasta el próximo viernes, cuando arranquen los sextos…

Cuatro atletas que saben de desafíos y buscan la gloria

19 DE Agosto 2019 – 02:17
Daniel Copa, Pablo Molina, Carlos Carrizo y Marío Medina padecen distintos tipos de discapacidades, pero nunca se rindieron y están listos para representar a la Argentina en los Juegos Parapanamericanos.

Después de los Juegos Panamericanos Lima entró en un receso deportivo hasta el próximo viernes, cuando arranquen los sextos Juegos Parapanamericanos. Así como hubo catorce deportistas salteños en los Panamericanos, otros cuatro atletas de nuestra provincia estarán en los Parapanamericanos como parte de la delegación argentina, la más nutrida en la historia de competencia. 

Los Parapanamericanos de Lima reunirán a deportistas que aprendieron a convivir con algún tipo de discapacidad. Competirán atletas que perdieron la visión, otro sufren parálisis cerebral y están aquellos que sufrieron la amputación de algunos de sus miembros.

A medida que se descuentan los días para que se encienda la llama Parapanamericana aumentan la emoción y las ganas de competir. Los salteños están dentro de ese grupo que esperan salir a competir con la intención de poner al deporte argentino en el podio. 

Los cuatro deportistas salteños son Daniel Copa (básquet en silla de ruedas), Mario Medina (natación), Pablo Molina (fútbol 7 PC) y Carlos Carrizo (fútbol 7 PC). Los otros protagonistas salteños de los juegos serán los entrenadores Ariel Figueroa (fútbol para ciegos), Raquel García (natación), María Ten (natación) y el kinesiológo Gabriel Aguilar.

Para Daniel Copa (34) serán sus cuartos Juegos Parapanamericanos. Integró el seleccionado argentino de básquet en silla de ruedas en Río de Janeiro 2007, Guadalajara 2011 y Toronto 2015. También tiene participación en campeonatos sudamericanos y mundiales. 

Daniel nació con una malformación en el pie derecho y debieron amputarselo al año de vida. “Llevo una vida sin limitaciones. Ando en bicicleta, juego al vóley, básquet, pero el deporte me ayudó a conocer personas que se convirtieron en mis referentes. La única limitación que tenemos es el grado de aceptación de nuestra discapacidad”, señaló Copa en una entrevista que le brindó a El Tribuno años atrás.

Copa comenzó a practicar deportes en ALSa, actualmente vive en Buenos Aires y juega en CILSA; es empleado administrativo y técnico en ortesis. 

Pablo Molina es el capitán del seleccionado argentino de fútbol 7 con parálisis cerebral, más conocido como Los Tigres. Su historia en este deporte adaptado comenzó hace poco más de cinco años.

“Estaba jugando con amigos cuando me vio el ayudante del técnico de la selección y me invitó a hacer una prueba. A los pocos días fui a Jujuy y allí me dijeron que tenía condiciones. Entonces me comprometí y durante 2014 comencé a participar de las concentraciones con el resto del grupo”, contó el salteño. Lima 2019 serán sus segundos juegos continentales.

Carlos Carrizo es compañero de Molina en Los Tigres. Para el serán sus primeros Juegos Parapanamericanos, pero ya suma varias convocatorias al seleccionado; junto con Molina jugó el último Mundial disputados en Sevilla donde ocuparon el séptimo puesto. Es oriundo de Hipolito Yrigoyen, tiene 20 años y con Molina también integran el mismo equipo en nuestra provincia: Academia de Fútbol Salta. 

El conjunto de atletas salteños que estarán en Lima se completa con el nadador Mario Medina. Quedó ciego por tener “retinopatía del prematuro”, una enfermedad ocular que afecta a los bebés, hace que crezcan vasos sanguíneos anormales dentro de la retina, lo que lleva a la ceguera.

Comenzó a nadar en Popeye, pero en el último verano se cambió a Gimnasia y Tiro. “Cuando me confirmaron la participación en los Juegos Parapanamericanos fue una sensación inexplicable, de mucha felicidad y alegría, porque estaba trabajando bastante para llegar y se dio”, expresó el salteño a El Tribuno.