Macri, los mercados, el miedo y el concurso de belleza de Keynes

El economista John Maynard Keynes comparó los mercados con un concurso de belleza. Puso como ejemplo una página de un diario con los rostros de cien mujeres y el desafío para el lector de elegir las seis más bonitas. El ganador sería el que escoja las seis más votadas por el resto de los participantes.…

Macri, los mercados, el miedo y el concurso de belleza de Keynes

El economista John Maynard Keynes comparó los mercados con un concurso de belleza. Puso como ejemplo una página de un diario con los rostros de cien mujeres y el desafío para el lector de elegir las seis más bonitas. El ganador sería el que escoja las seis más votadas por el resto de los participantes. La mejor estrategia para triunfar, señaló Keynes, no era votar la que a uno le parecía más linda sino las que uno pensaba que más agradaría al resto. Keynes describió que de ese modo “alcanzamos el tercer grado en el que dedicamos nuestra inteligencia a anticipar” aquello que uno cree que otros piensan, quienes, a su vez, piensan en lo que otros piensan.

Complicado y rebuscado, esto pasa en los mercados especulativos. Un trader no gana con la inversión más razonable o prudente sino que apuesta (deshace) porque cree que el precio subirá (bajará) en base al comportamiento de sus pares. Y esto mismo se vio con los activos argentinos en la última semana: tenedores de títulos públicos y acciones, la mayor parte extranjeros, que vendieron porque creyeron que el resto haría lo mismo, porque piensan que ganará Cristina. Y como esto lo hace todo el mundo (o muchos), entonces es una reiteración de expectativas. Crece el temor.

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Fue este comportamiento lo que hizo subir el riesgo país. “Ahora, lo más importante para adelante ya no es el dólar, es el riesgo país”, admiten en el equipo económico de cara a mañana cuando abran los mercados.

El Gobierno habla de que tiene los dólares del FMI y casi US$ 72.000 millones de reservas para afrontar los vencimientos del pago de la deuda este año. ¿Pero de qué sirven frente a estas expectativas? Por otro lado, el propio Macri admite que la figura de Cristina Kirchner explica la mitad de los 967 puntos del riesgo país. La deuda que flota en el mercado en 2020 son unos US$ 13.000 millones.

Economistas como Marina Dal Poggetto y Eduardo Levy Yeyati advierten que la estrategia de polarización de la Jefatura de Gabinete es incompatible con la estabilidad cambiaria. Y eso conlleva un riesgo. Si el dólar no se mantiene calmo, tampoco lo harán el riesgo país y la inflación. Entonces no se bajará la tasa, la economía demorará su arranque, la imagen de Mauricio Macri no levantará y Cristina consolidará la suya.

Lo que sucedió la semana pasada fue la aceleración de un proceso especulativo -en base a encuestas-, que se esperaba para después del 22-J y se adelantó. ¿Alcanza con flexibilizar el programa del FMI? El ala política deberá resolver cómo quebrar la psicología hoy imperante en el mercado y cambiar las expectativas para convencer a los inversores de volver a invertir en la Argentina más allá de Cristina. El tiempo de la ingeniería y la diplomacia financiera de los técnicos se agota. Es hora de la política. Y entender que hay veces que la economía depende de cómo se desarrolle el concurso de belleza de Keynes.