Ricardo Torres: “Cuando se dice que las tarifas subieron un montón, es verdad”

—Las tarifas subieron cerca de 2.000% en el caso de los hogares y 4.000% en las industriales¿ ya están actualizadas o sigue el atraso?—Lo que es alumbrado industrial y comercial está bien y ya casi no tienen subsidios. Las residenciales aún tienen un subsidio del 35% del componente energía. Las tarifas nuestras están donde regulatoriamente…

Ricardo Torres: “Cuando se dice que las tarifas subieron un montón, es verdad”

—Las tarifas subieron cerca de 2.000% en el caso de los hogares y 4.000% en las industriales¿ ya están actualizadas o sigue el atraso?

—Lo que es alumbrado industrial y comercial está bien y ya casi no tienen subsidios. Las residenciales aún tienen un subsidio del 35% del componente energía. Las tarifas nuestras están donde regulatoriamente deben estar. Se fijó en 2017 un ajuste por inflación menos un 4% por año que es la mejora de eficiencia exigida por el Estado.

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

—Esa rebaja no se percibe, lo que se ve es una factura que aumenta por encima de la inflación…

—Invito a que miren los ingresos de Edenor que son menores a la inflación cada año. Nosotros como empresa distribuidora somos como el correo: traemos un paquete de otro. La tarifa residencial desde 2015 a ahora subió 20 veces, pero el 80% de esa suba se fue en el costo de la energía e impuestos, y solo el 20% del aumento vino para Edenor.

—¿Cómo están las tarifas comparadas con las que rigen en Chile, Brasil, Uruguay?

—Las residenciales, mucho más baratas. Y en las industriales somos los más baratos de la región. Es cierto que también influye la devaluación para esta comparación favorable a Argentina.

Mirá también

—Edenor es del grupo Pampa con fuertes inversiones gasíferas y petroleras. ¿Marchan a una integración vertical?

—La regulación no lo permite. Edenor recibe la energía a un precio fijo. El Estado produce esa energía. ¿Cómo la produce? Pagándoles a los generadores por su capacidad instalada y a los productores de gas por el gas. No hay una línea que vaya desde el yacimiento de Pampa, la generadora de Pampa y la cuenta de Edenor.

—En una publicidad reciente, ustedes dijeron que nunca distribuyeron utilidades. ¿Qué les dicen los accionistas?

—Las empresas distribuidoras del mundo son todas muy parecidas en su regulación. El Estado controla sus costos, indica cuáles son las tarifas que puede cobrar, cuál es el nivel de servicios que requiere. Y son empresas valorizadas por los inversores porque tienen muy poca volatilidad. Se supone que son negocios muy seguros donde la demanda se mantiene o crece poquito, con lo cual los accionistas le dan mucho valor al negocio. Claro que si Edenor estuviese en Chile, valdría tres o cuatro veces más de lo que vale en Argentina, con lo cual para el accionista, aún cuando no haya dividendos, el hecho que Edenor invierta en la red mejora el valor de la compañía.

—¿Cuánto vale Edenor por su capitalización bursátil ?

—Unos 900 millones de dólares. Pero la misma compañía con la misma cantidad de clientes e ingresos debe valer 3.000 millones de dólares en Chile.

—¿Cuánto perdieron este año en la Bolsa por Argentina?

—Un montón, 60 a 65% del valor.

—¿Afecta los planes de la compañía?

—No afecta tanto los planes sino el humor de los que nos proveen capital. Una compañía más valiosa tiene más posibilidades de pedir plata prestada, con eso hacer más inversiones y entonces hay una relación entre el valor de la compañía, la capacidad que tiene de pedir dinero y encarar inversiones más grandes. Nosotros estamos en Edenor desde 2005 y durante la década 2005-2015 la demanda de electricidad en Santiago de Chile o San Pablo debe haber crecido 14%, en Argentina, 70%. Eso quiere decir que había que duplicar la red para cubrir esa demanda. Obviamente con tarifas congeladas y un sistema donde a las obras las decidía y las financiaba de forma irregular el Gobierno, la compañía no llegó a invertir todo lo necesario para acompañar esa demanda. Entonces, cuando nosotros nos sentamos en la RTI (Revisión Tarifaria Integral) en 2017, dijimos que necesitábamos una cantidad de inversiones para adecuar la red a la demanda. En estos 5 años estamos haciendo una inversión enorme. Entre 2017 y 2022 tenemos previsto US$1.500 millones.

Mirá también

—¿Cómo lo financian?

—Con préstamos bancarios,de proveedores, con las ganancias de la compañía que no se distribuyen, un poco de todo. La deuda neta de Edenor es US$100 millones, muy baja para el nivel de ingresos que tiene una compañía como Edenor.

—¿La demanda de energía está siendo castigada por la crisis?

—La industrial debe de haber caído 10% respecto de hace un año y la residencial algo menos. En promedio la zona de Edenor cayó 4%.

—¿Sufren mora en los pagos?

—Hay mora pero no ha crecido demasiado. Cuando la gente dice “las tarifas crecieron un montón”, es verdad. Pero el 80% de nuestros clientes paga por hogar unos $800. Obviamente hemos hecho algún plan de pago a una industria, a empresas recuperadas en zonas de concesión y a familias que se encuentran con un consumo que no saben de dónde viene. Les damos cuotas, les explicamos. Venimos de muchos años donde nuestros clientes dejaron de considerar la factura eléctrica. Pero ahora existe. Es un tema de educación mutua, nosotros tenemos que educar, ellos tienen que entender, acomodar sus economías. Estamos en un buen camino.

—¿A cuántas personas le corresponde y tienen tarifa social en la concesión de Edenor?

—Sobre dos millones y medio de clientes residenciales, unos 650.000. La cuarta parte. A la tarifa social la otorga el Estado. Nosotros pasamos por la puerta de la casa cada 60 días de cada cliente, con lo cual sabemos quiénes están en condiciones de recibirla. También registramos a unas 450 mil familias que estaban colgadas, donde estamos tratando de incorporarlas a la red. Incorporarlas tiene un beneficio, ya que pasan a tener factura a su nombre y domicilio, pasan a ser ciudadanos. La mayoría recibe la tarifa social. Y esos vecinos nos piden que les coloquemos un medidor que se llama Mide, de los que ya pusimos 150 mil. Y la idea es poner 100 mil por año por los próximos dos o tres años.

Mirá también

—En la otra punta encontraron countries y celebrities “enganchados” con la electricidad…

—Es una vergüenza. La mayoría de la gente no roba la electricidad, pero hay algunos que sí y nosotros tenemos un sistema de scoring e inteligencia que nos permiten encontrarlos. Es un delito. El fraude implica manipular la red, es peligroso, afecta a los vecinos.

—¿A cuánto llega el robo de electricidad?

—Entre las urbanizaciones precarias y los colgados, el robo llega al 10% de lo que vendemos. Es mucho.

AQ