Con el Domingo de Ramos, las Pascuas llaman al perdón y esperanza en los salteños

La comunidad cristiana se prepara para la llegada de las Pascuas, no solo en la continuidad del tiempo de la cuaresma, sino también con el Domingo de Ramos que abre las puertas a la Semana Santa. Al respecto, InformateSalta dialogó con el padre Lucio Ajalla, para conocer cómo se están preparando en la Catedral Basílica…

Con el Domingo de Ramos, las Pascuas llaman al perdón y esperanza en los salteños

La comunidad cristiana se prepara para la llegada de las Pascuas, no solo en la continuidad del tiempo de la cuaresma, sino también con el Domingo de Ramos que abre las puertas a la Semana Santa.

Al respecto, InformateSalta dialogó con el padre Lucio Ajalla, para conocer cómo se están preparando en la Catedral Basílica para este tiempo especial, el cual inició “con el miércoles de ceniza, haciendo el Vía Crucis durante los viernes de cuaresma, con la penitencia, la ayuda a los pobres y hasta la abstinencia de carne, la idea es preparar el corazón con algún sacrificio y caridad”.

En cuanto a las actividades, el sacerdote indicó que “este último viernes rezamos el Via Crucis dentro de la Catedral a las 8.30 y 19.30 horas, el sábado por la tarde será la bendición de Ramos dentro del templo a las 19 horas, y el domingo propiamente será a las 8, 9 y 10 horas, iniciando en la Iglesia de la Merced y terminando en la Catedral”.

Dentro del tiempo de la Semana Santa, Ajalla adelantó que para el Jueves Santo, fecha en que se hace el lavatorio de los pies, en esta ocasión se hará el lavado a los niños de la Fundación HOPE, quienes padecen cáncer.

Perdón y esperanza

¿Cuál es el mensaje en torno a estas Pascuas? El padre Ajalla remarcó el sendero marcado por el papa Francisco: “Va en orden al cuidado de todo lo que nos rodea, de la Creación, esto implica un vínculo con las cosas creadas y con las personas, evitando los comportamientos destructivos y abriéndonos al perdón, restablecimiento la armonía entre cada uno de nosotros y la Creación”.

El sacerdote también reflexionó sobre la importancia de la Semana Santa en medio del contexto que vive el país: “Es un momento para renovar la esperanza y la confianza, cuando atravesamos situaciones difíciles en lo político, económico, social y moral, hay una oscuridad sobre el corazón; la Pascua es la posibilidad de recordar que el mal nunca es más fuerte que el bien”, concluyó.