Lo que el agua se llevó

SALTA (Redacción) – La gran tormenta de ayer causó que muchas calles y casas en la capital provincial se inundaran. Lo que había previsto el Servicio Meteorológico se cumplió e incluso en algunos barrios cayó granizo que dañó vidrios y vehículos estacionados en la vereda. Una familia con cuatro niños pequeños perdió todo, y alumnos…

Lo que el agua se llevó

SALTA (Redacción) – La gran tormenta de ayer causó que muchas calles y casas en la capital provincial se inundaran. Lo que había previsto el Servicio Meteorológico se cumplió e incluso en algunos barrios cayó granizo que dañó vidrios y vehículos estacionados en la vereda. Una familia con cuatro niños pequeños perdió todo, y alumnos del colegio Juan Calchaquí tuvieron que ser evacuados con grúas por el peligro que significaba permanecer en el edificio.

Miles de familias son afectadas en gran forma cuando llueve en Salta. La pobre infraestructura de muchas casas con techos de chapa y con conexiones de luz clandestinas pueden causar derrumbes o incluso que personas queden electrificadas. Las autoridades municipales y provinciales, con asistencia de la Nación, tendrán que llegar a un acuerdo para prevenir que familias con niños pierdan su hogar por un fenómeno meteorológico.

Tal es el caso de Delia y su familia, vecinos de Atocha III. Lo poco que tenían, un cuarto de cuatro paredes y techo de chapa, fue destruido cuando las fuertes ráfagas de viento que azotaron a la ciudad se llevaron el techo. Ni Delia ni el padre de la familia consiguen trabajo y comen junto a sus hijos en un comedor municipal. Aunque les dieron una casilla prefabricada, no tienen ni el dinero suficiente ni los materiales necesarios para el piso de cemento necesario para que se mantenga fija. Quienes quieran ayudar a la familia de Delia, pueden llevar sus donaciones a La Lonja, Atocha III, manzana 149 D, lote 4, o se pueden comunicar al teléfono de Delia al 3875419706.

Anoche, alumnos del turno noche del colegio Juan Calchaquí tuvieron que ser evacuados mediante grúas de tránsito al ser sorprendidos con la tormenta. El sistema de drenaje colapsó por la gran cantidad de agua y el agua empezó a subir. Hoy, pasada la tormenta, los chicos siguen sin poder salir al patio en los recreos por el nivel del agua en la zona. El instituto sufrió otra complicación ya que el agua arruinó las reparaciones que se estaban llevando a cabo en los baños.

La ministra de Asuntos Indígenas y Desarrollo Social, Edith Cruz, recorrió el barrio de Santa Rita. Con el apoyo de autoridades de la Subsecretaría de Defensa Civíl de la Provincia, los operarios cortaron los árboles caídos, constataron técnicamente los problemas en las viviendas y ayudaron a poner en condiciones las calles para que vuelvan a ser transitables.