Miguel Calabró: “40 municipios dependen de los recursos de la provincia”

SALTA (Redacción) – Los gremios de las diferentes localidades salteñas acordaron un aumento del 38% para los trabajadores municipales. Muchos municipios de la provincia no cuentan con los fondos necesarios para pagar el bono adicional de $5000, y mucho menos para sostener el pago de los sueldos todos los meses. Tuvimos la oportunidad de hablar…

Miguel Calabró: “40 municipios dependen de los recursos de la provincia”

SALTA (Redacción) – Los gremios de las diferentes localidades salteñas acordaron un aumento del 38% para los trabajadores municipales. Muchos municipios de la provincia no cuentan con los fondos necesarios para pagar el bono adicional de $5000, y mucho menos para sostener el pago de los sueldos todos los meses. Tuvimos la oportunidad de hablar con Miguel Calabró, secretario de Asuntos Municipales, para que nos brinde información sobre la ayuda que la provincia aportará a las comunas.

¿Cómo se está trabajando con cada uno de los municipios que no pueden afrontar un aumento del 38%? Incluso algunos no pueden pagar el bono de $5000.

“Efectivamente. En cada uno de los municipios se presenta lo que se llama un flujo de fondos o un cash flow, que no es otra cosa que la previsión que los municipios tiene de sus ingresos proyectados y los gastos que tiene previstos. Siempre pensando en lo que nación presentó como su presupuesto en el congreso de diciembre y luego la provincia hizo lo propio, los municipios tienen un prepuesto ya pensado, asignado y trabajado y lo van ejecutando. Mas del 60% de los municipios ya cerraron este aumento que pidieron los gremios en las paritarias. Esta sería la buena noticia. Los que no cerraron todavía es porque están trabajando, entre la secretaria de trabajo, los diferentes gremios, UPCN, ATE, SOUEM, UTM. Hay diferentes gremios, hay algunos auto convocados en algunos municipios que no se sienten representado por estos gremios, también que negocian así en grupos municipales, paso en colonia santa rosa, Saravia, etc. 

Entonces lo más importante es que los intendentes van negociando en función de lo que tienen pensado gastar y de lo que tienen pensado que les ingrese. También tengo que decir que la gran mayoría de los municipios no cuenta con recursos propios, salvo excepciones: San Lorenzo, Oran, Tartagal, Rosario de la Frontera, Metán, municipios que tienen alguna actividad comercial, alguna actividad económica que se los permite. O quizás por su volumen de gente, por el sector inmobiliario, alguna tasa de servicio. Recaudar como para tener algún porcentaje que compense lo que le puede llegar a faltar por la coparticipación nacional, es la parte más gruesa. Salvo esos municipios, el resto, hablemos de 40 municipios más o menos, dependen casi pura y exclusivamente de lo que le coparticipa provincia mes a mes. Esto es el 13,5% del prepuesto nacional, relacionado al municipio, de forma directa. Esto lo quiero recalcar porque hubo algunas declaraciones de algunos municipios, obviamente estamos en año electoral y esto se lo entiende así; reclamando aumento de coparticipación, que la provincia se estaría quedando con dinero que es de los municipios. Esto es de una ignorancia muy grande. La provincia no podría quedarse con un centavo de los municipios porque es ley y se cumple mes a mes y se le da la coparticipación en 12 meses, una en la primera semana de cada mes y otra en la tercera semana”.

Cuenca declaró que al gobierno de la provincia no le quedaba otra alternativa que aumentar la coparticipación a los municipios, y que además se les estaba pagando por adelantado, por lo que eso le iba a traer problemas después a los municipios. ¿Esto es así?

“Todos los meses, los municipios, por diferentes circunstancias y por algo impositivo, tienen un gato extra, como festivales. Entonces como casi toda la inversión que tienen que hacer en los artistas, la hacen antes de que cobren una entrada para el festival, quedan desfasados financieramente. Hoy cualquier festival con artistas de más o menos renombre significa un presupuesto de 3 o $4 millones de pesos. Entonces imagínate: un municipio que recibe esta cantidad de coparticipación y tiene que pagarlo antes al festival, antes de vender una entrada, lo deja desfasado financieramente. Recurren entonces a lo que se llama anticipo de coparticipación y lo tienen, yo te diría como un derecho porque fue una definición política del gobierno de Urtubey donde todos los municipios que tiene algún problema financiero una cita patronal, un festival o algún gasto extra, lo que fuese, el festejo de reyes, alguna cosa que no la tiene presupuestada, ni hablar de las emergencias. En todo eso, la provincia siempre también los ayuda. 

Los municipios recurren a esto que es como que si vos trabajas en algún trabajo en relación de dependencia y pedís un anticipo de sueldo y después negocias con tu patrón o tu patronal que te lo descuenten una sola vez, en dos veces, en tres veces.  Este patronal sabe cuántas cobras, la provincia sabe cuánto vas a recibir de coparticipación más o menos, números más, numero menos, esto depende de lo que recauden la provincia y nación de los impuestos pero saben más o menos lo que va recibir cada municipio el mes que viene. Si un municipio lo pide, se hace una nota y te diría que casi en tiempo real, en menos de 24 hs tiene la plata en su cuenta. Esto es una herramienta que la usan muchos municipios. Quizas hay intendentes que son muy buenos administradores y nunca tuvieron que recurrir a esta herramienta. Lo que si es cierto es que la recesión y el poco consumo que tiene la gente hace que se recaude menos, entonces no hay manera que nación, por más discurso bonito que esté dando, aumente la recaudación. Si la gente no consume, la coparticipación no aumenta”. 

¿Tienen un porcentaje o un número registrado de cuantos trabajadores hay en todos los municipios de la provincia?

“Si, totalmente, los intendentes cuando le pagan a su gente, hacen una declaración jurada y así como cada trabajador aporta para el ANSES y pro seguro y aporta para el instituto provincial del seguro, etc., la provincia pone lo suyo: el municipio de coparticipación paga por cada trabajador. En toda la provincia tenemos 15 mil empleados municipales. En ningún municipio de la provincia hay menos de 100 trabajadores. Obviamente Tartagal está arriba de los 500, Metán debe estar en 300 y pico, bueno Capital no sé, pero debe andar arriba de los 6 mil, 7 mil empleados.

La desocupación tiene cara, tiene nombre, tiene apellido, entonces no es un número más, no es que solamente aumentó un digito la desocupación en el municipio. Ese punto, se llama Juan, Pedro, Susana… que este año en la finca que trabajaban tomaron menos gente porque granizó, porque el precio del tabaco no les permite tomar más gente, o alguna pyme que cerro, etc. ¿Entonces sabes dónde golpean la puerta? En el municipio, porque es el Estado más cercano que tenés.

Yo por ahí escucho algún discurso cómodo de algunos que ven pasar la crisis simplemente porque no pueden viajar a Miami o no pueden cambiar el auto y critican a aquellos que están golpeando la puerta del municipio pidiendo trabajo o a veces pidiendo algún auxilio puntual”.

Las boletas de luz y gas vienen aumentando cada vez más

“Sí, el tema de la boleta de servicio de gas y de luz está impactando fuertemente. Los intendentes me cuentan que antes no pasaba esto, y ahora la gente te cae con la boleta de 2 mil 3 mil pesos, mucha gente que ya le levantaron el medidor por no poder pagar dos o tres boletas. La crisis, esto que vemos por ahí en televisión o titulares por ahí en el diario clarín o en TN, en los pueblos tiene nombre y apellido.

El intendente sabe de la ley de conciencia fiscal, que no puede tomar gente, que no puede gastar más del 60% 65% de sus ingresos en gastos corrientes y también en sueldo. Pero es difícil saber qué hacer cuando viene ese vecino que capaz vive en frente a la municipalidad, o te lo cruzas en la plaza o cuando va, no sé, a misa un domingo, un velorio, te lo cruzas y te dice “Necesito trabajar, dame una changa en alguna obra municipal que tengas. Tómame por un par de semanas hasta que yo salga de esto”. Entonces se generan los programas municipales de empleo con diferentes nombres CROMA, SUPERNUMERARIOS, AGENTES TEMPORARIOS, pero estos son empleos en negro. No tengo vergüenza en decirlo porque fui intendente y tuve que hacerlo y además veo que los intendentes lo hacen todo el tiempo y cada vez más. La nación prometió obras. Esto genera expectativa y si no se realiza una obra, la gente golpea la puerta en los municipios, entonces tenés que intentar absorber mano de obra. Esto hace que los municipios hoy estén bastante complicados en sus finanzas”.

Entonces la provincia hizo lo siguiente: en dos días se atiende un promedio de 5 municipios. Estamos acompañándolos en su negociación con su gremio y secretaria de trabajo y cuando traen en ese caso, como te decía al principio, ese flujo de fondos de ingreso y egreso, publicado a fin de año, la provincia hace lo imposible por ayudarlos. Pero el tratamiento no es el mismo para todos. Lo que se hace es caso por caso, porque además los municipios no están solo para pagar sueldos, entonces tiene que prestar servicio. Por ahí un intendente te dice, yo este año tenía pensado comprar un recolector de residuos o una pala excavadora para mejorar mi servicio o una moto niveladora que es el caso de Salvador Masa, por mencionar algunos… entonces te dicen yo pensaba comprar esto, pero ahora con el tema de los sueldos no lo voy a poder hacer. “Yo afronto el tema de los sueldos” le dicen a la provincia, “y vos provincia ayúdame a comparar esta máquina”. Entonces la provincia sale, hace un convenio y aporta esto, pero convengamos que hay que seguir mejorando el servicio, entonces se compra maquinaria nueva, se hacen obras con una cruda de inversión más chata, etc”. 

¿Son más las obras que se pueden llegar a suspender de la provincia?

“No podemos detenernos, no podés parar la historia. La gente tiene que comer, que curarse y tiene que vivir su vida cada vez mejor. Así que no quiero ser optimista tonto ni tampoco un pesimista mala onda, quiero ser equilibrado. Hay que trabajar cuidando el centavo, ralentizar la ejecución de las obras e ir cuidando. Te tenés que preparar para lo peor y hacer en función de eso, si después viene mejor, listo… igual que en tu casa. Estoy seguro que todos los argentinos somos especialistas en crisis. Antes comíamos peceto ahora estaremos haciendo con nalga o con algún corte de segunda y ante la gente compraba costilla ahora aguja, la gente se va adaptando, esto es igual”.