Las ventas en shoppings y supermercados siguen derrumbándose

Con el repunte de la inflación y la incertidumbre económica tamizada por las elecciones, el consumo se sigue derrumbando. Este lunes fue el turno de los supermercados y los shoppings que en el comienzo del año vieron caer sus ventas en términos reales -descontando el impacto de la inflación- 10,5% y 15%, respectivamente. Con la pérdida…

Las ventas en shoppings y supermercados siguen derrumbándose

Con el repunte de la inflación y la incertidumbre económica tamizada por las elecciones, el consumo se sigue derrumbando. Este lunes fue el turno de los supermercados y los shoppings que en el comienzo del año vieron caer sus ventas en términos reales -descontando el impacto de la inflación- 10,5% y 15%, respectivamente. Con la pérdida del 12% en el poder adquisitivo del año pasado, la recuperación de la capacidad de compra sigue estando lejos de los bolsillos y según los analistas, se vienen varios meses de resultados negativos. 

Mirá también

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Las cifras del INDEC muestran que ventas de los supermercados sumaron en enero $ 45.485 millones, con una caída interanual del 10,5% a precios constantes. Fue la séptima baja consecutiva de este indicador. A precios corrientes, es decir reflejando el impacto de la inflación, la facturación creció 40%. Aun así estuvo por debajo de la inflación que se registró entre enero de 2018 y 2019, que fue de 49,3%. Esto es una muestra de que las cadenas no pudieron trasladar el impacto pleno de los precios en un contexto de consumo deprimido.

En enero, la inflación fue de 2,9%, un dato  muy negativo después de que en diciembre se había registrado una suba de precios de 2,6%. El panorama negativo se potenciaría en febrero. El primer bimestre la inflación alcanzó 6,8% y se espera que el dato de marzo oscile entre 3,5% y 4%. En 2018 la suba del Indice de Precios al Consumidor (IPC) fue de 47,6%.

Mirá también

En 2018, las ventas en los supermercados registraron una baja del 3% a precios constantes, según el INDEC. Con respecto a los shoppings, las ventas alcanzaron los $ 5.965,9 millones en enero.

Según el informe oficial, las ventas en los centros comerciales experimentaron en el primer mes del año un alza interanual del 25% a precios corrientes, pero se desplomaron un 15% en la medición a precios constantes. 

“Los datos del INDEC muestran que el consumo en supermercados y centros de compras dista de recuperar los niveles de comienzos del año pasado, por lo contrario, exhiben caídas muy elevadas“, indican desde la consultora ACM. 

Mirá también

“En los meses próximos con las altas tasas de interés junto con los malos resultados en materia inflación y la caída del salario real que esto implica, esperamos que las ventas minoristas sigan mostrando variaciones interanuales negativas muy pronunciadas”, remarca la consultora. “En particular creemos que se observará una mayor caída en las ventas de bienes durables, dado que son aquellos bienes que requieren de financiamiento para su consumo”. 

Para Ecolatina, en la primera mitad del año, “el aumento de tarifas y el fuerte componente inercial del actual proceso inflacionario no permitirá una recuperación significativa del poder adquisitivo. En este marco, es esperable que el consumo privado continúe en terreno negativo a lo largo del primer semestre“.

En los meses siguientes, si la situación se estabiliza y la inflación vuelve a la zona de 2%, “en la previa electoral se produciría una mejora del poder adquisitivo”, apunta Ecolatina. A partir del mayor ingreso de dólares que se espera para los próximos meses -a raíz del impacto de la cosecha y de las ventas de US$ 60 millones diarios que realizará el Tesoro-, “la apreciación del tipo de cambio real permitirá una reactivación del consumo privado, dinamizando las actividades comerciales e industriales dependientes del mercado interno”. Sin embargo, advierten que si la oferta de dólares no llega a cubrir la demanda y la situación cambiaria no se estabiliza, “esta dinámica acelerará nuevamente la inflación en la previa electoral y deteriorará aún más el salario real posponiendo la recuperación del consumo privado”.