El tipo de cambio multilateral es un 57% más alto que antes de la salida del cepo

El tipo de cambio real multilateral, que mide la competitividad de la economía argentina en relación a sus principales socios comerciales, se ubicó en marzo un 57,1% por arriba del registrado antes de la salida del cepo cambiario, en noviembre de 2015. De acuerdo a un informe del Ieral, de la Fundación Mediterránea, esta variable…

El tipo de cambio multilateral es un 57% más alto que antes de la salida del cepo

El tipo de cambio real multilateral, que mide la competitividad de la economía argentina en relación a sus principales socios comerciales, se ubicó en marzo un 57,1% por arriba del registrado antes de la salida del cepo cambiario, en noviembre de 2015. De acuerdo a un informe del Ieral, de la Fundación Mediterránea, esta variable se encuentra en un valor 1,4% más alto en relación al promedio de los últimos 21 años, por lo que puede considerarse que está en equilibrio.

Según el reporte, este nivel arroja “un panorama mucho más competitivo que aquel de hace más de 3 años atrás, previo a la eliminación de los controles cambiarios”. Es que en ese entonces, al asumir Mauricio Macri la Presidencia, el tipo de cambio estaba en un piso histórico, tras lo cual dio un salto aunque luego fue apreciándose hacia niveles críticos para una economía que había liberado las importaciones y que como resultado arrojó un déficit de cuenta corriente que en 2017 llegó a la friolera de u$s30.000 millones.

La mejora de la competitividad se observa en la comparación con Brasil, Chile y Estados Unidos. En el primer caso, el tipo de cambio bilateral mejoró 67,7%, quedó 4,4% por abajo del promedio desde 1998, pero lejos de la apreciación que había mostrado en los últimos años.

En el segundo caso, la diferencia desde el piso de noviembre de 2015 fue de 67,3% y aún es un 3,2% mayor al promedio histórico.

Contra Estados Unidos, el tipo de cambio bilateral se incrementó 55,7% y se mantiene 6,5% por encima de la media de los últimos 21 años.

Lo cierto es que el pico de la competitividad se había alcanzado en septiembre del año pasado, cuando el dólar saltó a $40 por primera vez y aún no se había comenzado a trasladar esa devaluación a los precios. En ese momento, el tipo de cambio real estuvo un 16% por arriba del promedio de toda la serie.

“Esta situación no era muy sostenible en el tiempo ya que la inflación local llevó a una rápida reducción en el tipo de cambio real multilateral, para ubicarse en un nuevo andarivel cerca del promedio histórico”, concluye el trabajo.