Qué son los temores globales que sacudieron al mundo y a Argentina

Pese a la desaceleración observada en las economías más grandes del mundo, las principales Bolsas e índices internacionales registran desempeños favorables en el año. Sin embargo ayer fue un día de furia. El S&P 500 de EE.UU. perdió 1,7% y los índices de Francia, Gran Bretaña y Alemania cayeron más de 1%. El Merval también.¿Qué…

Qué son los temores globales que sacudieron al mundo y a Argentina

Pese a la desaceleración observada en las economías más grandes del mundo, las principales Bolsas e índices internacionales registran desempeños favorables en el año. Sin embargo ayer fue un día de furia. El S&P 500 de EE.UU. perdió 1,7% y los índices de Francia, Gran Bretaña y Alemania cayeron más de 1%. El Merval también.

¿Qué gatilló este mal humor? Señales de una desaceleración mundial mayor a la esperada. Un reporte del producto industrial europeo mostró la caída más alta en seis años, mientras la industria en EE.UU. retrocede al nivel más bajo en dos años. Estos datos provocaron temor en el mercado. El rendimiento del bono alemán a diez años cayó a terreno negativo por primera vez desde 2016 y el del bono del Tesoro de EE.UU. bajó a 2,45%, el piso de 2019. Casi todas las monedas del mundo se depreciaron respecto al dólar y la curva de rendimientos del bono del Tesoro quedó ‘invertida’ -no ocurría desde 2007-, una señal que para muchos predice una desaceleración mayor del PBI global. Todo en un día.

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

¿Pero qué es lo que ocurre en la economía mundial y cuáles son esos temores? Se espera que en el primer trimestre EE.UU. crezca a tasas de entre 1,1% y 1,3% tras hacerlo al 2,6% en el cuarto trimestre de 2018. El Banco Central Europeo recortó por su parte el pronóstico de PBI de la zona a cerca de 1%. Y China tendría su menor expansión en 30 años.

Las Bolsas venían registrado un comportamiento favorable hasta antes de ayer, pese a esta desaceleración global. En parte era porque los bancos centrales flexibilizaron sus políticas monetarias. El miércoles la Reserva Federal y el Banco Central de Brasil decidieron no subir la tasa de interés. Otros bancos hicieron lo mismo. Que las tasas no suban significa que el crédito no se encarece.

Esta semana arrancó con la ‘buena noticia’ de Jeromy Powell: había dado a entender que dejaría la tasa de interés inalterada por varios meses. Muchos vieron el fin de una etapa en la que se subió la tasa en los últimos tres años y la prueba de que el enfriamiento mundial llegó para quedarse. Para otros en cambio, significaba el puntapié de un buen momento para los emergentes, entre ellos, la Argentina. El optimismo no se concretó ayer. Continuará.