Marcos Urtubey, entre el Top Race, la abogacía y la militancia política

SALTA (Redacción) – En una nueva temporada de Top Race, el piloto salteño, Marcos Urtubey, nos abrió las puertas de su oficina para contarnos cómo se prepara, cuál será su nueva cábala, lo que significa su apellido en el mundo automovilístico e incluso su regreso a la abogacía. Además, nos dio detalles de cómo se…

Marcos Urtubey, entre el Top Race, la abogacía y la militancia política

SALTA (Redacción) – En una nueva temporada de Top Race, el piloto salteño, Marcos Urtubey, nos abrió las puertas de su oficina para contarnos cómo se prepara, cuál será su nueva cábala, lo que significa su apellido en el mundo automovilístico e incluso su regreso a la abogacía. Además, nos dio detalles de cómo se prepara para este año político, en el que forma parte del equipo que trabaja para que Juan Manuel Urtubey sea el presidente de Argentina.  


Respecto a la competencia que inicia este fin de semana, Marcos dijo estar muy contento, ya que fueron cuatro meses de receso, por lo que se encontraba muy ansioso de subirse al auto de carrera y competir. “Siendo un deporte tan caro, me siento un bendecido al tener la ayuda de los sponsors y de este equipo”, remarcó. Competirá en la categoría Series, que es la intermedia, por tercer año consecutivo.  


“El año pasado ha sido uno de mucho crecimiento en cuanto a lo deportivo y a lo profesional. Me ha permitido, con altibajos, tener un gran año, como subirme al podio, tener un choque en San Juan con pérdida de conocimiento, es decir, después de eso lograr de nuevo subirme al auto de carrera y tener un gran resultado como el que tuve en Córdoba, me da la razón de que es un deporte de riesgo pero que lo elijo y soy un apasionado de esto, y estoy seguro de que la tercera es la vencida, voy a tener un año colmado de éxitos”, dijo el piloto.



Al ser consultado sobre si tiene cábalas a la hora de competir, Marcos aseguró que suele persignarse antes de que comiencen las carreras, pero resaltó que este año sumará una nueva cábala, y es el llevar en el parabrisas, que es el lugar más importante en el auto de carrera en cuanto a publicidad, el lema “Urtubey 2019”.  Con referencia a esto, agregó: “Soy un convencido de que es la mejor alternativa que tiene el país para salir adelante, así que esa va a ser mi cábala, que espero me traiga buenos resultados”.


Marcos contó que empezó a correr a los 20 años en el zonal TP1400, en Salta, y agregó: “Me acuerdo de muchos roces, con muchas banderas negras en distintas carreras y el dolor de cabeza de los comisarios deportivos, porque claro, imagínate, cómo le van a poner bandera negra al hijo de Urtubey en Salta. Era una locura, pero la verdad es que me la merecía, qué va a hacer”, dijo entre risas.  En ese sentido, agregó que en el automovilismo “no soy el hijo de Urtubey sino el sobrino de Urtubey, porque en el Top Race la categoría es de Alejandro Urtubey, hermano de mi padre. Él ha tenido una larga trayectoria de automovilismo, ha sido piloto de turismo carretera, reconocido, y hoy hace varios años es dueño del Top Race”.

El condimento especial de correr en Salta
“Bueno, nadie es profeta en su tierra”, sostuvo Urtubey, asegurando que siempre que corrió en Salta, nunca le fue bien, tal vez por la presión, que considera como un condimento especial. “Particularmente, cuando corro acá siento que tal vez ser una figura pública por mi padre genera que me vaya a ver mucha gente que no sigue el automovilismo y te llena de esa presión de que te tiene que ir bien, o tenés que ganar la carrera. Me pasó el año pasado, donde venía haciendo un gran trabajo durante todo el fin de semana, y a la hora de clasificar la presión me terminó jugando una mala pasada y terminé clasificando muy atrás. Eso te hace perder el fin de semana, pero es por esa presión del deber ser, que ante la gente tenés que salir primero, tenés que ganar, y eso muchas veces te juega una mala pasada y en mi caso en Salta fue tremendo”, añadió el piloto. 


El que más lo apoya de su familia 


Como cualquier persona que encuentra el apoyo incondicional en algún familiar, Marcos contó una anécdota de la intimidad de su familia. “Cuando yo estudiaba Derecho en Buenos Aires, estaba por rendir un viernes, y el martes hablando con mi padre, a la mañana desayunado, le dije que yo ya corría en el zonal pero que quería dar el paso a dedicarme más tiempo y de forma profesional, lo que implicaba dejar de estudiar. Y me dijo que me apoyaba. Yo ya tenía el tema de la empresa por la cual gestionaba los sponsors, entonces económicamente ya me solventaba, pero necesitaba la venia de él, de decir ‘te apoyo como padre a que puedas desarrollarte como piloto’, porque es muy importante esa presión que uno siente del deber ser, de tener que estudiar, tener que ser profesional. Entonces, sentir ese primer apoyo para poder hacer esto, fue importante. Me encanta el automovilismo, pero es más un hobby, hoy en día tengo una profesión, entonces me desarrollé en otras cosas y volví al estudio y lo voy a terminar”, relató.

Campaña política “Urtubey presidente” 


“A mí me encanta la política, he nacido y mi padre a los dos años fue candidato y electo diputado provincial, es decir, viví la política toda mi vida, conviví con ella, me encanta la política, y no solo ahora, yo lo vengo acompañando hace mucho tiempo. Desde que era muy chico en el 2008, con mi madre, que estuvo en Payogasta como interventora, y después a él en distintos actos, porque consideraba más allá de lo lindo que es la política y lo lindo que es por ahí darle soluciones a la gente, el hecho de compartir. Es decir, la vida de un familiar, de un político, no es fácil. Por ahí dejás de ver a tu padre, a tu madre, en distintos casos, porque la política es una actividad que te abstrae de absolutamente todo, es tan apasionante que le dedicás todo el tiempo que podés a ello y por ahí dejás de lado muchísimas cosas. Por ahí como chico, como joven, entendía que era bueno compartir con mi padre desde ese lado y además me divertía mucho”, comentó Marcos, y añadió: “Ahora, con respecto al tema particular de la campaña, sí, es verdad, estoy dentro del equipo de campaña presidencial de Juan Manual Urtubey, porque entiendo que la mejor alternativa que tiene el país para salir adelante”. 


En ese sentido, destacó algunas políticas implementadas por su padre en los 12 años de mandato al frente de la Provincia, como el trabajo que se hizo con los niños con el ministerio de Primera Infancia, o en términos de educación o de seguridad. “En el 2007 teníamos 29 cámaras y pasamos a 1400, que se están implementando hoy en día en la Provincia, con el sistema de botones antipánico, pulseras y tobilleras para víctimas de abuso o acusados; creo que muchas de estas políticas se pueden trasladar y se pueden hacer a nivel nacional, y que hay muchísimo por hacerse”, dijo. 


“Considero y estoy convencido de que lo mejor que le puede pasar a Salta es tener un presidente que sea del lugar. Imaginate cómo cambiaría la realidad en nosotros que siempre hemos sido o hemos tenido políticas que han sido destinadas solamente para la capital del país y hemos quedado un poco postergados en el interior, entonces estoy convencido de que lo mejor que le puede pasar a Salta es tener un presidente salteño”, finalizó.