“El sector de vinicultura atraviesa una crisis casi terminal”

Salta es conocida como la “tierra del buen vino”, por lo tanto en algunas zonas de la provincia se dedican exclusivamente a esta actividad. Sin embargo, el sector atraviesa por una fuerte crisis, teniendo en cuenta la actualidad económica del país. Miguel Ángel Lovaglio, el presidente de la Asociación de Pequeños Productores y Bodegueros de…

“El sector de vinicultura atraviesa una crisis casi terminal”

Salta es conocida como la “tierra del buen vino”, por lo tanto en algunas zonas de la provincia se dedican exclusivamente a esta actividad. Sin embargo, el sector atraviesa por una fuerte crisis, teniendo en cuenta la actualidad económica del país. Miguel Ángel Lovaglio, el presidente de la Asociación de Pequeños Productores y Bodegueros de Cafayate, explicó que “la vinicultura atraviesa por una crisis casi terminal”.

Casi de forma inimaginable, el sector de pequeños y medianos bodegueros se encuentra inmerso en una crisis, ya que no es ajeno a lo que sucede a nivel nacional, donde el Gobierno de la Nación no avanza en el rumbo adecuado y se siente la recesión, como así también la inflación que sin ánimo de bajar, todos los meses se muestra en alza. En una entrevista exclusiva con El Intra, Miguel Ángel Lovaglio explica las vicisitudes del sector.

¿Cómo está el sector de los bodegueros de Cafayate?

“El sector de la vinicultura de Cafayate y de todo el país, realmente está pasando por una crisis diría casi terminal, debido a que hay una recesión terrible. No se vende, no tienen precio, las uvas como las bodegas están colmatadas, no reciben la uva de los productores, el sector más afectado es el de los pequeños y medianos productores que al ser Pyme, no tienen espalada para poder salir adelante y poder cosechar. Entonces realmente estamos en una situación dificilísima, no perdemos las esperanzas de que esto cambie, pero seguramente va a cambiar después de que cambie el presidente porque la política que se desarrolla y se desarrolló hasta el día de hoy, se agravó terriblemente. Así que la situación es muy pero muy difícil y no sabemos cuántos productores van a aquedar en el camino este año”.

¿Por qué quedarían en el camino hoy por hoy? 

“Porque son productores que tienen empleados, tienen gasto de gasoil, gastos de todo y al no poder sacar su producción donde gastaron toda su plata durante todo el año, lamentablemente no tienen con que hacer frente este año a la crisis que hay, entonces no le van a poder pagar a sus empleados, si tienen que poner gasoil para trabajar la viña un año más para llegar a la otra cosecha tampoco le va a alcanzar. Entonces las exportaciones, la venta de vino y demás, es más lo que se dice en la prensa que lo que realmente sale y por algo las bodegas están todas colmatadas de vino y no tienen interés ni en uva ni en comprar vino, entonces se complica absolutamente”.

¿La realidad en salta cual es en relación a las exportaciones?

“La realidad de Salta es igual que la de todo el país, o sea, las bodegas están colmatadas, no compran uvas este año y por supuesto nosotros como cooperativa que podíamos asumir en recibirle la uva a los productores, nos vemos restringidos también porque somos una bodega que recién se inició, la inauguró el gobernador en agosto del año pasado y ante semejante crisis, nosotros también nos vemos afectados porque hay que comprar insumos que son todos en dólares y es muchísima plata la que hay que invertir para poder hacer el vino y después vender ese vino. Estamos haciendo un esfuerzo enorme para tratar de recibir la uva de casi todos los pequeños y medianos productores, pero no sabemos hasta donde nos va alcanzar este tema. El Gobierno de la Provincia siempre nos trató muy bien, nos ayudó mucho para poder poner en funcionamiento esta cooperativa y nosotros estamos respondiendo, recibiendo la uva de pequeños productores que no tenían esperanza y tratando de ver como salimos adelante, porque el problema es que vamos a hacer vino y el vino tampoco tiene precio, o sea tiene menos precio que hace tres años atrás, entonces lamentablemente la situación es muy crítica”.

¿La carga impositiva que usted me menciona es muy elevada?

“Es elevadísima la carga impositiva que tiene las Pymes, porque tienen la misma carga impositiva que cualquier empresa que no es Pyme. Lamentablemente los costos que tenemos son terribles. No solo la carga impositiva, tenemos la carga de que el combustible subió todos los meses, al igual que los productos agroquímicos, tanto los abonos, insecticidas, los agroquímicos para cultivar la viña, son en dólares, al día y al contado. Los productos para la bodega, para desarrollar los vinos cuestan fortunas, también en dólares y al día. La luz aumentó exponencialmente no sé cuánto, entonces el productor ya no sabe qué hacer, no sabe si pagar a su gente, porque encima el pequeño y mediano productor a la gente que tiene trabajando en sus distintas fincas, son como su familia, no es una empresa en donde un obrero es un número, son como su familia de muchos años o de pocos años pero decirles no tengo plata para pagar, te tengo que despedir es muy triste, muy doloroso. Esto los funcionarios que están atrás de un escritorio no ven esa situación, no la ven ni la sienten porque tiene asegurado el sueldo todos los meses y duermen tranquilos, pero cuando la producción está en crisis no duerme tranquilo ni el productor, porque está perdiendo lo que a lo mejor viene desde sus abuelos y es un trabajo de toda la vida y a su vez sufre por la gente a la que le da trabajo y se ve acotada para poder pagarles los sueldos para poder seguir trabajando. Yo en mis 64 años nunca pase lo que estoy pasando en este momento, yo y muchísimos productores”.

¿Cuántos trabajadores hay aproximadamente en un viñedo?

“Hay aproximadamente cada 4 hectáreas una persona, porque es mano de obra intensiva, eso es todo el año. A su vez, hay que agregarle que en época de cosecha se contratan 20, 30 o 40 cosecheros cada productor. En época de poda también se ocupa gente extra, para que desarrollen la poda que también son 10 o 15 obreros más, entonces esto es un trabajo que lamentablemente los pequeños productores que no tenemos viñedos espalderos para que cosechen maquinas, porque casi todos los pequeños productores tenemos parrales, todos se hace a mano, todo está hecho por la mano del hombre, no entran maquinas a cosechar, no entran maquinas podadoras, todo es a mano de hombre. Damos mucha más manos de obra los pequeños y medianos productores y está en las estadísticas del país, los pequeños y medianos productores tienen muchísima más gente que todas las grandes empresas del país”.

¿Cuantos pequeños y medianos productores hay en Salta?

“Yo puedo referirme al Valle Calchaquí, tengo conocimiento de que por lo menos debe haber unos 100 pequeños y medianos productores, entre 100 y 200 pequeños y medianos productores. Quiero recordarle que el Gobierno de la Provincia el año pasado nos dio una mano para que podamos poner en funcionamiento esta cooperativa, pero bueno, la situación de hoy es realmente crítica. Nosotros le pedimos una ayuda financiera al jefe de Gabinete, Fernando Yarade y dice que no puede, pero bueno, este año veremos cómo hacemos y haremos alcanzar para lo que alcance, haremos lo humanamente posible y lo imposible vamos a tratar de hacerlo también, esa es la situación que estamos pasando”.

¿Qué falta para poder exportar más?

“Falta política, o sea eso es lo que falta, falta una política agresiva de preocuparse realmente por los productores y en vez de ir delegados a buscar la venta en distintos lugares del mundo, o funcionarios, realmente tendrían que estar los productores llevando su producto porque nadie va a vender o va a hacer la propaganda de los vino como el propio productor que está desesperado por vender su producción. No escucho a ninguno de los candidatos que hable realmente de una solución integral para la vitivinicultura de la República Argentina, entonces es duro decirlo pero acá en Salta somos pequeños, en Mendoza seguramente mueve la estructura de la provincia, nosotros acá no, hay otras producciones más importantes como nosotros, pero nosotros como salteños tenemos un altísimo volumen de exportación por la calidad de los vinos, o sea la calidad de los vinos de Salta realmente se distinguen a nivel país y a pesar de ser el 1,001% de la producción del país somos casi el 15% de las exportaciones. Tenemos mucha esperanza, porque esto ya no es un negocio, es una forma de vida que se trasmite de generaciones pero también hay que reconocer de que hay un oligopolio en el país donde 5 o 6 empresas son las que manejan el 60% del mercado y donde nosotros nos tenemos ni participación en las decisiones que hay a nivel nacional entonces para eso está el Gobierno, para poner límite a eso y poder hacer de que todos los argentinos podamos volver un poco mejor”.