Parodi-Juárez: se ha formado una pareja; ahora, ¿para qué?

SALTA (Patricia Manrique) – Los indicios siempre llevan a la semiplena prueba, la primera traza que termina confirmando que la sospecha tiene una buena base de verdad. Este mismo razonamiento cabe para explicar la situación que “une” a la periodista Mónica Juárez con el exministro de Economía de la provincia de Salta, Carlos Parodi, devenido en…

Parodi-Juárez: se ha formado una pareja; ahora, ¿para qué?

SALTA (Patricia Manrique) – Los indicios siempre llevan a la semiplena prueba, la primera traza que termina confirmando que la sospecha tiene una buena base de verdad. Este mismo razonamiento cabe para explicar la situación que “une” a la periodista Mónica Juárez con el exministro de Economía de la provincia de Salta, Carlos Parodi, devenido en candidato a gobernador. 

Las cuestiones de la vida y la política terminaron formando esta pareja que muestra algunos desequilibrios entre el hacer y el decir, visto esto en perspectiva con su trayectoria, ya que Parodi, otrora defensor a ultranza del modelo que ejecutaba el gobernador Juan Manuel Urtubey, ahora, desde el llano entiende que existen cosas que no están en su lugar. 

Pero lo interesante de la puesta en escena de Parodi, ahora devenido en periodista, es que ha mencionado en varias ocasiones que su compañera de fórmula “podría-debería ser una mujer”. No es preciso ser muy perspicaz para deducir que “esa mujer” posiblemente sea su actual compañera de aventura periodística. 

La oportunidad hace al oportunista y en el caso de Mónica Juárez, de confirmarse que el exministro se presentará como candidato su llegada a la política compitiendo nada menos que por el segundo sillón del poder provincial le resulta sin ninguna duda un bocado que no se puede dejar de morder. 

Si acaso esta extraña combinación de profesiones, caracteres y niveles culturales cuajara en una fórmula, nada menos que para la gobernación, Parodi llevaría como acompañante a una mujer como Juárez que, además de una permanente actitud hostil hacia el proyecto y la persona del gobernador Urtubey, carece del nivel de formación que requiere un ejercicio serio del periodismo. Con un léxico vulgar y expresiones retóricas pretende asumir el rango de analista política llegando sólo a transmitir el pensamiento lineal que expresa “la calle”. Lejos se estaría de pensar que la eventual compañera de fórmula de Parodi pueda alcanzar a comprender y diseñar los delicados problemas de Estado, máxime en un tiempo borrascoso como el presente que requiere en la función pública a hombres y mujeres de fuste intelectual. 

El mismo Parodi peca de simplista en sus análisis encontrando defectos en áreas sociales como la educación para la cual propone ideas que recién ahora se le ocurren, a la vez que expresa sin sonrojarse que “estamos peor que hace 3 años atrás”. Dado que su campaña es para ser gobernador de Salta la lógica indica que el empeoramiento al que se refiere es producto del hacer de un gobierno del cual él ha sido uno de los fundadores. Si acaso esta pretende ser su estrategia política, la de sólo señalar los defectos la estrategia es errada porque ahora el electorado demanda ideas, y aunque Parodi se defina como un “hombre de ideas y propuestas”, a la fecha, tanto a él como su partenaire, Juárez, no se les conoce ninguna.