María Lapasset quiere un frente “anti-Cambiemos”

Los dirigentes que integran las fuerzas que competirán en las elecciones comienzan a definir posturas. Algunos de ellos volverán a apoyar a Mauricio Macri para que siga gobernando por un mandato más, mientras que otros esperan conformar un frente competitivo opositor. María Lapasset, referente de Unidad Popular, quiere avanzar en un frente “anti-Cambiemos”. “Los integrantes…

María Lapasset quiere un frente “anti-Cambiemos”

Los dirigentes que integran las fuerzas que competirán en las elecciones comienzan a definir posturas. Algunos de ellos volverán a apoyar a Mauricio Macri para que siga gobernando por un mandato más, mientras que otros esperan conformar un frente competitivo opositor. María Lapasset, referente de Unidad Popular, quiere avanzar en un frente “anti-Cambiemos”.

“Los integrantes de Unidad Popular tenemos conciencia de que nuestro partido, por sí solo, no puede incidir en forma importante, en este momento, en los cambios que necesita nuestro país. Tenemos que juntarnos con otros y hay prioridades”, analizó la dirigente, según consignó el sitio de FM 88.1 y subrayó: “Nuestra prioridad en este momento es que Macri no logre su reelección, que el sistema gobernante, el neoliberalismo que está en Casa Rosada en este momento, no logre su reelección”.

“No queremos que volvamos para atrás, pero queremos que no tengamos 4 años más de Macri, porque los 4 años que ya venimos padeciendo han sido tremendos, para la gente de menores recursos sobre todo, continuó Lapasset. Es tremendo el retroceso en cuanto a calidad de vida de los argentinos que hemos tenido con este Gobierno en estos 4 años. Es el peor Gobierno que hemos tenido después de la dictadura, entonces la prioridad es que se vayan”.

Siguiendo esta línea, sostuvo: “Yo sé que no es bueno formar alianzas ‘en contra de’, pero en este momento creemos que la prioridad es esa, que Macri y sus representantes en cada uno de los puntos de la Argentina pierdan estas elecciones, y para eso tenemos que juntarnos con otros que estén en la misma línea. Si esos otros son el kirchnerismo, el Partido Justicialista en sus distintas versiones, los partidos de izquierda, los de centro izquierda, los progresistas, como se les quiera llamar, todos los sectores que hoy estén dispuestos a luchar contra el neoliberalismo, creo que tenemos que juntarnos”.

Asimismo, dijo también que “a nivel nacional puede ser el panorama más dividido entre el macrismo y el kirchnerismo, con esta tercera opción de Alternativa Federal, pero no está nada definido”, y agregó: “A mí no me seducen ni Massa ni Lavagna, pero si ellos se suman a un ‘frente anticambiemos’ creo que habrá que sumarnos todos, no con ellos solamente. Una alianza donde estén todos estos sectores y sin duda vamos a estar ahí”.

En este punto, remarcó que “en la provincia de Salta, si bien el representante del macrismo formalmente es Sáenz, en los hechos hay referentes y amigos como Olmedo, Romero y el mismo Urtubey, que es el mejor gobernador que tiene Macri, uno de los pocos que no lo ha defraudado porque se ve que cree en el proyecto nacional”.

“Estamos conversando con todos los partidos, con los partidos más chicos kirchneristas, con los movimientos sociales, de modo de ir sumando fuerzas para que logremos en Salta armar un frente que frene las políticas actuales”, remarcó y puntualizó: “Las candidaturas vendrán después, nosotros no vamos a frenar la formación de un frente por no estar de acuerdo con las candidaturas. En su momento veremos. Nuestra disputa con el ‘Oso’ Leavy (en las elecciones anteriores) fue por la desconfianza de que había estado con Urtubey durante toda su vida política, fue la primera vez que se abrió del PJ y armó algo aparte. Esperemos que en esta elección también sea este el camino y que podamos apoyar una alianza con Leavy adentro”.

Por otra parte, manifestó su adhesión al empleo del voto papel con boleta única por categoría, “el sistema que está usando la provincia de Santa Fe desde hace años y que a nivel mundial se está imponiendo sobre el voto electrónico, que si bien fue un avance al voto papel ahora está muy cuestionado desde el punto de vista técnico porque dicen que es fácilmente hackeable”.