El Gobierno habla de “falla humana” y promete reforzar medidas de seguridad

Tras del ingreso de dos ciudadanos iraníes con pasaportes falsos, el Gobierno garantizó ayer un “refuerzo de las medidas de seguridad” y lo adjudicó a una “falla humana” del control de migraciones, donde dos funcionarios fueron cesanteados en sus cargos. En un comunicado, Migraciones había informado de un error cometido por los dos funcionarios, que…

El Gobierno habla de “falla humana” y promete reforzar medidas de seguridad

Tras del ingreso de dos ciudadanos iraníes con pasaportes falsos, el Gobierno garantizó ayer un “refuerzo de las medidas de seguridad” y lo adjudicó a una “falla humana” del control de migraciones, donde dos funcionarios fueron cesanteados en sus cargos.

En un comunicado, Migraciones había informado de un error cometido por los dos funcionarios, que fueron suspendidos de inmediato en sus funciones y se inició un sumario administrativo para determinar las responsabilidades correspondientes.

Mientras se espera una resolución del juez federal Luis Rodríguez después de que ayer indagó a los extranjeros, el Ejecutivo buscó llevar tranquilidad a la sociedad en medio del 27º aniversario del atentado a la Embajada de Israel, que dejó 22 muertos.

Sajjad Samiel Naserani, ciudadano iraní de 27 años, que dijo ser fotógrafo, y Mashoreh Sabzali, también iraní, de 30 años, de profesión arquitecta e ingeniera, ingresaron al país el 12 de marzo procedentes de España.

La preocupación de la Casa Rosada llegó a la reunión de gabinete que protagonizó el Presidente. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, explicó durante el encuentro que se “están tomando todos los recaudos e investigaciones para reforzar la medidas de seguridad”.

Como voceros del Gobierno dieron las explicaciones del caso los ministros del Interior, Rogelio Frigerio, y de Justicia, Germán Garavano, en un breve contacto con la prensa en el Salón de los Pueblos Originarios.

“Queremos llevar tranquilidad a la sociedad de que se están tomando las medidas. Siempre puede haber un error”, justificó Frigerio al término de la reunión de gabinete. En la misma línea de argumentos sobre el ingreso de los iraníes echó responsabilidades sobre los funcionarios de migraciones y apuntó contra la anterior gestión. “A partir de la incorporación de tecnología que en años anteriores no existía, la detención de los dos iraníes que ingresaron al país con pasaportes falsos, salió a la luz”, explicó el funcionario.

Según la óptica oficial, “todos los sistemas funcionaron bien” como la alerta temprana en los ingresos aéreos. “Rápidamente se pudo subsanar”, dijo Garavano al resaltar la rapidez con la que actuó el Estado. Sin embargo, los iraníes ingresaron al país y fueron detenidos recién 48 horas después de haber birlado el control migratorio.

Como medidas de refuerzo, el Ejecutivo aseguró que habrá una “mayor capacitación” a los agentes migratorios para mejorar los mecanismos de control. En el caso de que la Justicia decida liberar a los iraníes, el Gobierno avanzará en una expulsión inmediata.