La rotonda del San Pablo, una tortura

Crece la cantidad de vehículos, pero las calles y accesos a la ciudad son los mismos. El acceso Oeste es muy utilizado, y hasta tanto no se haga la obra complementaria que lo vincule con Av. Bolivia, no se descomprimirá para nada la cantidad de vehículos que se topan con el embudo que significa la…

La rotonda del San Pablo, una tortura

Crece la cantidad de vehículos, pero las calles y accesos a la ciudad son los mismos. El acceso Oeste es muy utilizado, y hasta tanto no se haga la obra complementaria que lo vincule con Av. Bolivia, no se descomprimirá para nada la cantidad de vehículos que se topan con el embudo que significa la Rotonda del San Pablo.

Ese cruce genera kilómetros de vehículos en las horas pico, y no hay escapatoria. A los conductores sólo les queda armarse de paciencia y lamentarse por no haber salido más temprano, ya que hacerlo sobre la hora atenta contra la salud.

Por ahora, sin la continuación de la Circunvalación Oeste ni una obra que implique una alternativa a esa rotonda (como un paso elevado tipo rotonda de Limache), todo quedará igual.