Precongreso en Salta: infancia sin violencia

SALTA (Redacción) – En agosto, tomará lugar el Congreso Mundial “Infancia sin Violencia” en Buenos Aires. En Salta, meses previo al gran evento, se llevó a cabo un precongreso con el objetivo de evidenciar las problemáticas que enfrentan muchos niños del norte. Tuvimos la oportunidad de hablar con Verónica Figueroa, presidenta de la Fundación por…

Precongreso en Salta: infancia sin violencia

SALTA (Redacción) – En agosto, tomará lugar el Congreso Mundial “Infancia sin Violencia” en Buenos Aires. En Salta, meses previo al gran evento, se llevó a cabo un precongreso con el objetivo de evidenciar las problemáticas que enfrentan muchos niños del norte. Tuvimos la oportunidad de hablar con Verónica Figueroa, presidenta de la Fundación por Nuestros Niños, para que nos cuente en qué consistieron las charlas. 

¿Por qué razones decidieron que tome lugar el pre-congreso? 

“Este congreso lo organizamos junto con la asociación que se llama Aralma, porque ellos son los que organizan el congreso mundial de la niñez, infancia sin violencia en agosto en Buenos Aires. Este congreso son 3 días, jornadas intensas con 33 ejes, entonces para poder escuchar la voz de los niños en el norte, nosotros propusimos realizar un pre-congreso para que el de Buenos Aires se sienta federal; se puedan conocer las problemáticas comunes que hay en el norte de la Argentina que son muy diferentes a las que sufren chicos en otras zonas del país. El primer eje federal es el abuso sexual, maltrato y crueldad, el segundo hogares convivenciales y adopción y el tercero es toxico manía y consumos problemáticos. Son los 3 ejes que como asociaciones civiles vemos que son los ejes en los que tenemos que trabajar porque son los que ponen a los niños en situaciones de mayor vulnerabilidad. Son los ejes donde los niños corren riesgo de vida”.

¿Qué análisis se ha realizado con respecto a la violencia infantil en Salta?

“Nosotros en Salta estamos hace 22 años trabajando desde la fundación por Nuestros Niños y venimos haciendo un trabajo social y territorial desde hace unos 15 años. Ahí tenemos el contacto directo con la comunidad, con las escuelas, gabinetes psicopedagógicos; de ahí surgen las mayores demandas para resolver casos y situaciones de riesgo de vida. No están planteados los protocolos para que las escuelas puedan derivar o prevenir. Hay un montón de falencias en el sistema de protección, entonces todo lo que venimos viviendo, junto a la comunidad estos últimos años es por lo que decidimos tocar estos temas porque son los casos que nosotros como fundación nos cuesta resolver. Básicamente lo que más impacta en la niñez es la cuestión de la pobreza estructural. Acaban de decir que el ultimo índice es el 32% de la población, entonces a partir de eso todas las problemáticas de las que hablamos nosotros, surgen de una extrema pobreza. En los números de la pobreza están al alcance de todo el mundo, creo que son 12 millones de niños pobres que tenemos en la Argentina. Habría que adecuar la cantidad de niños en Salta porque se han incrementado”. 

¿Quiénes forman parte del equipo que llevó a cabo el precongreso?

“Nosotros nos ocupamos de invitar a personas que tienen ideologías diferentes, responden a corrientes diferentes. Ninguna de las personas invitadas tiene una decisión política partidaria, no responden a intereses partidarios pero si responden a intereses con respecto a la niñez. Ese fue el objetivo, buscar personas que tienen trabajo territorial. En abuso, maltrato y crueldad la tenemos a Matilde Alonso que es especialista en niñez, que ella es directora de SAVIC en el ministerio de justicia. Silvia Conimach que vino de Tucumán que es especialista en abuso; en la parte de propuestas la tenemos a Tatiana Dip Torres que es una jueza de Salta que ve familia, Gaston Gato que es de Tucumán que trabaja en el sistema judicial en Buenos Aires y es psicólogo perito de abuso. En hogares convivenciales y adopción lo tenemos al doctor Carlos Romando que es nuestro asesor personal de la fundación, está hace 8 años con nosotros y esta Florencia Montagna que es la responsable, directora de los hogares de Salta, de 6 o 7. En Toxicomanía la invitamos a Alicia Romero de Buenos Aires que trabaja en dispositivo de Cedronar que ella lo administra y al doctor Ramiro Robaldo de Jujuy. La tenemos además a Jimena Albeza, Luciana Shaffer, el licenciado Alberto Oscar Ábalos, los 3 tenían un proyecto para tratar toxicomanía en Salta que fue levantado pero que anduvo muy bien. Está la licenciada Lucía  que también trabajó desde la organización “manos” que es una organización social. Además tenemos a Helena Daer que es la persona responsable de OPJ. Son personas que están en lo territorial, trabajando todos los días con la niñez en contacto directo con todas estas problemáticas. Mejor que ellos para escuchar, saber que están pasando, que propuestas puedan dar resultados, mejor que eso imposible”.

¿Cómo se plasman los objetivos en el país?  ¿Hay contacto con el gobierno para que se convierta en la realidad?

“Me encantaría. De aquí salen documentos, informes, se elevan y comparten con distintos organismos que la idea es que los tomen. Igual nosotros vamos a hacer que llegue eso a los distintos organismos del estado y vamos a compartir con organizaciones de la sociedad civil porque también tienen que estar. Durante el año vamos a hacer 3 ateneos donde con la modalidad de medicina, trabajamos sobre casos puntuales, como modelos se pueden resolver mejor. La idea es traccionar para que los distintos dispositivos y personas que están trabajando en esto, hagan que esto sea más eficiente. Vamos 3 ateneos, mas toda la información que se va a recabar aquí, se lleva al congreso mundial en Buenos Aires en agosto. De aquí salen imágenes, videos, ponencias. Los disertantes que estuvieron aquí están invitados a disertar en Buenos Aires. La idea es llevar el norte para que es congreso mundial sepan lo que se vive en la Argentina en la zona del norte”.

¿Hay algún objetivo claro para este año?

“Nos hemos propuesto trabajar con 30 escuelas de mayor situación de pobreza de Salta. Ya está presentado el proyecto, aprobado en el ministerio de educación para que tenga puntaje docente. Está en convenio con Ucasal y algunas empresas. Inclusive el colegio de magistrados nos acompaña con capacitación. La idea es unificar criterios de abuso, maltrato, crueldad y violencia de género para ir a trabajar eso en las escuelas, pero no solo con los cuerpos docentes, sino con las instituciones de cada barrio. De ahí van a salir los protocolos para prevención, asistencia y derivación de los niños que estén en situación de riesgo. Hay varios encuentras con escuelas, son 30. Con un encuentro final en cada escuela donde se van a chequear que los protocolos realmente funcionen porque se va a determinar que rol toca cada uno empezando por el rol de ser responsable todos como adultos”.

Cuando la violencia está inserta en una familia, ¿es fácil acceder para poder asesorar? ¿Sobre quién se actúa?

“Cuando ya está instalada la violencia es difícil revertir, no imposible, tampoco se puede sacar a todos los niños que están viviendo situación de violencia porque tenemos una sociedad violenta, o sea que tendríamos que sacar a muchos niños de los hogares y es la última opción buena. Hay que tratar de resolver con fortalecimiento familiar, con algunas otras acciones que promuevan primero la desnaturalización de la violencia, todos nos tenemos que sentar a poder debatir que es violencia, cuan violento somos y tratar de mejorar eso. Es un proceso largo, que lleva mucho tiempo. Tienen que existir protocolos de asistencia y de derivación inmediata de los casos donde hay riesgo de vida, se tiene que atender inmediatamente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *